SefiplanUna de las consecuencias del catastrófico manejo financiero-administrativo que permea al gobierno estatal es su impacto en la administración municipal veracruzana, pues recursos destinados a ese orden de gobierno no llegaron a su destino porque fueron desviados en Sefiplan. Un caso que transparenta el daño a las administraciones municipales es el desvío de 504 millones de pesos etiquetados al Fideicomiso de las Zonas Metropolitanas de Veracruz- Boca del Río- Medellín; Xalapa- Banderilla- Tlalnehuayocan; Coatzacoalcos- Nanchital-Ixhuatlán del Sureste; y Acayucan-Oluta-Sayula de Alemán; que según los resultados de auditoría a Cuenta Pública 2015 eran las destinatarias de la suma arriba señalada. Sin esos recursos millonarios a esas administraciones municipales se les impidió construir infraestructura para beneficio colectivo.