trump

Después del debate televisado entre Hillary Clinton y Donald Trump se lee innumerables opiniones al respecto, muchas están orientadas a lamentarse que la candidata demócrata haya dejado “vivo” a su adversario político a quien aún en su partido, el Republicano, le han dado muestras de rechazo. Pero está muy clara la estrategia de doña Hillary a quien a estas alturas del proceso electoral estadounidense le conviene que el Partido Republicano siga con la candidatura de Trump, ya fuera de pista y totalmente desacreditado, porque si le quitan la candidatura a Trump podría surgir otro candidato con mayor arrastre que Trump. Entonces ¿para qué precipitarse a solo un mes de la elección?