contraesquina-politica-25octubre2016
Contraesquina Política
Por Fernando Martinez Plascencia
26 de Octubre de 2016

Alfonso Ortega: El testaferro que busca la protección de la PGR

Adolfo Mota: Una rata en el Congreso

Miguel Ángel Yunes Linares: Derribó al orgullo de Peña Nieto

“Compañeros de la Comisión de Justicia Partidaria, discúlpenme, pero no podré acudir a la cita programada con ustedes, para aclarar las injusticias en mi contra, si ustedes gustan reprogramen la hora, y el día, de preferencia que sea para el año 2028” Javier Duarte de Ochoa.

La traición se paga con traición. Tiene sus consecuencias, es como en la mafia, quien traiciona será ajusticiado, ya se los contaré más adelante, pero todo tiene un precio y consecuencias. El que menos se pensó fuera a huir, hoy anda a salta de mata, qué vergüenza.

Enfermo, una bestia para gobernar, Javier Duarte, desde que llegó al gobierno del estado, se dedicó a robar.

Hoy los diputados federales que logró imponer, se desligan de él, y ya buscan los acuerdos con Miguel Ángel Yunes Linares. Buscan su protección por lo que pudiera venir. Sí como gobernador electo, pudo tumbar al orgullo de Enrique Peña Nieto, imagíneselo como gobernador en funciones, cuando hurgue en los cajones de las distintas dependencias, a cuantos no podrá exhibir y derribar, aunque tengan fuero.

Es cabron el gobernador electo, ya lo saben los diputados cómplices de JDO.

De los diputados locales, cómplices también de la corrupción de Duarte, ya ni hablar, todos ellos llevaron al estado de Veracruz, al deterioro financiero y a la enorme inseguridad en que hoy vivimos.

Mire usted, normalmente siempre el hilo se rompe por lo más delgado, en el caso de Javier Duarte no sucedió así. El despreciable robo tan indiscriminado que había cometido en contra del erario público era y es demasiado escandaloso como para querer tapar el sol con un dedo, sin embargo, no estaba solo en esto.

Tenía y tiene cómplices, refugiados muchos de ellos en el fuero, que hoy, más que nunca debe desaparecer, ya que para lo único que sirve, es para proteger delincuentes.

Cuando salieron a la luz pública los primeros nombres de los involucrado en el cuantioso daño a los recursos públicos, tal como Gabriel Deantes, Vicente Benítez, Edgar Spinoso, Alberto Silva, Adolfo Mota, Tomas Ruiz, Fernando Charleston, Mauricio Audirac, Salvador Manzur, y otros tantos más, señalados por la Auditoría Superior de la Federación, además de sus testaferros prestanombres, como Moisés Manzur Cysneiros, el empresario Jaime Porres Fernández-Cavada, José Antonio Manzur, Arturo Bermúdez Zurita, y el abogado Alfonso Ortega López, y desde luego, a su propia familia, incluyendo a su esposa, cuñada, y concuño, a los suegros Tony Macías, y María Virginia Tubilla, es decir, toda la familia embarrada de estiércol. Avorazados, se atragantaron demasiado, creyeron que el tener a alguien de la familia en el poder, les permitía robar descaradamente. Cuando esto se dio a conocer, la gente, en el colectivo imaginario, pensaba que alguno de ellos iría a dar a la cárcel, no fue así, ya lo sabemos.

De todos estos funcionarios, no perdamos de vista al diputado federal Adolfo Mota, uno de los más visibles, porque dentro de su administración en la Secretaría de Educación, es donde se llevó a cabo un enorme desvío millonario, que fue a dar a manos de Javier Duarte, y desde luego, otra parte se le quedó a motita. Es una rata en el congreso federal.

Todos estos funcionarios, así como sus testaferros acumularon enormes fortunas, producto de los recursos públicos. Por citar un ejemplo; Edgar Spinoso, quien también estuvo en la Secretaría de Educación, hasta una flotilla de aviones tiene, con lo que le daba el servicio al propio gobierno de Javier Duarte, a este personaje nunca le quedaron a deber un solo peso, porque ya se sabe, el gobernador con licencia, hoy prófugo de la justicia, tenía ganancias.

Fíjese, la putrefacción que está saliendo todos los días, se debe, principalmente, a lo que ha dicho Moisés Manzur Cysneiros, y el abogado Alfonso Ortega López.

Alfonso Ortega López, uno de sus prestanombres, ha venido soltando el hilo de la madeja que agrava cada día más la situación legal de JDO, esto, desde que se presentó “voluntariamente” a la Procuraduría General de la República. Y digo voluntariamente, aunque no fue así, en el fondo, su presencia ante dichas oficinas se debe a las amenazas que recibió de Javier Duarte de Ochoa, y de algunos otros prestanombres y cómplices del gobernador en fuga.

La traición de Javier Duarte y de sus cómplices, de querer despojarlo de todo, fue lo que llevó a este abogado ante la PGR. El miedo no anda en burro, hablamos de una mafia, que puede ejecutarlo en cualquier momento, son miles de millones de pesos que están en juego, no es cualquier cosa, no acude ante esta instancia por su propia voluntad, eso es una vil mentira, lo hace buscando protección, y desde luego, ya estando ahí, buscar desligarse de uno de los peores gobernadores, junto con Fidel Herrera Beltrán, que ha tenido Veracruz.

Alfonso Ortega es uno de los que más sabe de muchos millones de pesos invertidos en propiedades en el extranjero, y en el territorio nacional, conoce cada uno de los movimientos que llevó a cabo este cártel encabezado por Javier Duarte y Karime Macías en su afán de tener una riqueza que, ni ellos, ni sus futuras generaciones podrían acabarse, vamos, ni volviendo a nacer.

Lo mismo está sucediendo con Moisés Manzur Cysneiros, que al verse acorralado, y buscando al mismo tiempo que su delito sea menor, está colaborando, bajo el agua, con la PGR, no olvidemos que este señor, incluso, nombró a Javier Duarte como su heredero, de verdad, el cinismo de este señor, de querer disfrazar lo robado con una herencia, raya en la estupidez, eso nadie se lo cree, sin embargo, tal parece que la relación entre estos dos corruptos no está terminando nada bien, lo del video que se difundió hace días, fue una clara advertencia al ex mandatario de lo que sabe y puede decir Moisés Manzur. En política y en negocios sucios no hay coincidencias.

En fin, que la traición que Javier Duarte pretendió llevar a cabo en contra de Alfonso Ortega, y Moisés Manzur, hace que su expediente sea más voluminoso, y con ello, acrecienta el coraje de sus propios correligionarios, al darse cuenta que con semejante forma de gobernar los ha enterrado rumbo a las próximas elecciones del 2018.

No hay que descartar tampoco, que la declaración del abogado Alfonso Ortega, que hunde más JDO, se deba, posiblemente también, a que no le quiso dar la parte que le corresponde en las tranzas que llevaron a cabo, y que esto haya derivado en un rompimiento de los acuerdos que habían tenido. Son dos las hipótesis; o lo amenazaron de muerte por querer quedarse con todo, o simplemente, no le dieron lo que habían pactado. Pero de que haya acudido voluntariamente a la PGR, eso nadie se lo cree.

No es casualidad lo que están despepitando estos cercanos a Javier Duarte De Ochoa, quererse “chingar la lana del gordo” no es cosa sencilla. Tanta pinche bronca que lo hunde en estiércol, para que otro se quede con “su billete”, no lo va a permitir este mal gobernante con licencia, pero tampoco, quizá, no quiere compartirlo. Es demasiada su ambición.