Viernes contemporáneo

Por Armando Ortiz

05 de octubre de 2016

Tanto que los odia y ahora Javier Duarte de Ochoa, todavía gobernador de Veracruz, se ha convertido en un periodista más. Nunca protegió a los miembros del gremio, nunca los benefició, antes bien los persiguió, los menospreció y hasta los criminalizó, pero todo eso ha quedado atrás. Desde su cuenta de Twitter el gobernador reporta desde accidentes de carretera, actividades de las diferentes dependencias estatales, operativos de la Fuerza Civil, fallecimientos de priistas distinguidos, suspensión de clases, incendios de bodegas, de pipas, rescate de secuestrados, felicitaciones a los antorchistas y entrega de patrimonio a los 400 pueblos. Bueno, en uno de sus últimos reportes hasta emuló al “canal 5 al servicio de la comunidad”. Duarte publicó el siguiente mensaje: “Este Sr. se encuentra perdido en la Av. Ávila Camacho en #Xalapa, si alguien lo reconoce favor de reportarse al 066”.

Paradójicamente Javier Duarte será recordado en Veracruz como el gobernador responsable por la muerte de al menos 19 periodistas. Es responsable porque nunca pudo otorgar las condiciones de seguridad para ejercer este oficio. Nunca puso en su lugar a Bermúdez Zurita que fue el gran agresor de los “pinches” periodistas en Veracruz. Ahora, a manera de manda, de mea culpa o quizá con intenciones de expiación, el gobernador que odia a los periodistas se ha convertido en uno de ellos. ¡Mira lo que son las cosas! A ver si le dan trabajo en alguno de esos medios chayoteros.

Jesús Medellín Muñoz; sobre el muerto las coronas y sus privilegios

Ya muerto le empezaron a descubrir las virtudes al que fuera por muchos años delegado del PRI en Veracruz, el hidrocálido Jesús Medellín Muñoz. Que era un buen hombre, un político honrado, un gran amigo. De acuerdo con Guadalupe H. Mar Medellín Muñoz se mantuvo muchos años como delegado del PRI, sin hacer casi nada, porque sirvió de cupido entre Rosa Borunda y Fidel Herrera. Pero también han salido a relucir los privilegios de los que gozaba este “pasha” de la política en Veracruz. Se comenta que tenía siempre lista una habitación en el hotel Xalapa para cuando el señor quisiera llegar, con servicio de alimentos incluidos y lavandería; recientemente tenía una habitación disponible en el hotel Fiesta Inn; tenía rentada una casa en el fraccionamiento Las Ánimas. Recibía viáticos, pasajes para viajar en avión al destino del país que se le ocurriera, y un sueldo de 150 mil pesos mensuales. Haga usted sus cuentas, el señor estuvo gozando de estos privilegios más de dos sexenios. No está bien decirlo pero con la dolorosa pérdida de este señor el estado se ahorra como 500 mil pesos al mes. Nadie con esos privilegios se querría morir. En paz descanse.

Manuel Muñoz Ganem se perfila

Uno de los que aguantó el baño de infamias que se dieron antes, durante y después de la campaña para gobernador en Veracruz fue Manuel Muñoz Ganem, quien fuera director de administración del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) cuando Miguel Ángel Yunes estuvo en la dirección general de este instituto. Fueron muchos los medios locales, algunos de los cuales huyeron ya del estado, los que trataron de vincularlo con actos ilícitos. Sin embargo nada le pudieron hacer y hoy se perfila como un posible funcionario en el gabinete de Yunes Linares. Para nadie es un secreto que la especialidad de Muñoz Ganem son las finanzas, de modo que para allá pueden apuntar las posibilidades. La experiencia de Muñoz Ganem en la función pública es grande. Fue presidente municipal de Tuxpan, director y delegado federal de turismo en el estado Veracruz, diputado local, director administrativo de diversas instituciones como Gobernación, Seguridad Pública Federal y el ISSSTE. En 2012 ya lo estaban retirando de la función pública, pero dicen que regresa con más bríos. ¡Habrá que ver!

 aortiz52@nullhotmail.com