¡ADELANTE!
Por Pepe Valencia
12 de octubre de 2016

El domingo 5 de junio fue el principio del fin, cuando pasadas las 6 de la tarde se confirma el triunfo contundente e inobjetable de Miguel Ángel Yunes Linares. Enseguida se intensifica una rabiosa campaña negra de desprestigio y rumores contra el gobernador electo.

Por fin, ayer concluye la crónica de una renuncia anunciada –perdón por el lugar común— al solicitar licencia Javier Duarte de Ochoa para dejar la gubernatura, pese a que había insistido en que no dimitiría.

Por su parte, Miguel Ángel Yunes denunció ayer mismo que la delincuencia organizada atentó contra la vida de su hijo Miguel Ángel Yunes Márquez, dirigida desde palacio de gobierno.

También reveló que le ofrecieron hacer pactos y acuerdos y no aceptó.

Y fue más allá, comentó que posee información de corruptelas “que harán cimbrar a todo el país” y mostró una memoria externa que contiene documentos probatorios de la corrupción del régimen de Javier Duarte y añadió que tres memorias similares están en manos de personas de su confianza y resguardadas en bóvedas y se darían a conocer en caso necesario. O sea, si algo grave llegara a sucederle.

También denunció Yunes Linares que “quieren impedir que tome posesión como gobernador de Veracruz”.

“Viviremos 48 días de alto riesgo en todos los órdenes”, expresó y agregó: “Soy un hombre que cree en la trascendencia. Si algo me pasa, hay un pueblo de Veracruz que se ha levantado, que el 5 de junio dijo: ¡ya basta!, y que no permitirá de ninguna manera que este régimen corrupto continúe”.

Este, el de la licencia del gobernador Duarte, es apenas un capítulo más de esta historia. El brazo justiciero de Miguel Ángel Yunes Linares podría llegar hasta Barcelona, España, donde se encuentra el cónsul Fidel Herrera Beltrán, quien como gobernador acuñó la frase: “Vamos bien y viene lo mejor”.

Después de su salida  de la gubernatura, viene lo peor para Javier Duarte: la cárcel por diversos delitos. Y viene lo mejor para Veracruz: Justicia.

En una declaración oportunista, el presidente del CEN del PRI, Enrique Ochoa, lanzó ayer acusaciones contra Yunes Linares, que de inmediato le reviró que al que deben investigar por corrupto es precisamente al dirigente partidista, quien como director de la CFE incurrió en actos de corrupción.

El reto es descomunal. Veracruz anhela seguridad, justicia y alto a la corrupción y la impunidad.

Javier va a la cárcel. ¿También Fidel?