La imagen de bulto que simboliza la justicia la presenta con un velo en los ojos para significar su absoluta imparcialidad, lo mismo al pobre que al rico, igual al poderoso que al débil, mujer u hombre, a todo aquel infringe las normas jurídicas establecidas para la convivencia social; de allí que resulta improcedente la exigencia de que se aplique la ley a quienes sean del PRI o del PAN o de cualquier otro partido. Si en Veracruz Javier Duarte de Ochoa cometió los delitos que se le imputan debe aplicarse la ley en su contra, y no porque sea priista, porque esa condición no se juzga como delito, sino porque se le comprueben sus desatinos fuera de la ley.