POR SI ACASO…
Por Carlos Jesús Rodríguez Rodríguez
14 de octubre de 2016

*¿Qué puede cimbrar al País?

 *La declaración del “Lucky”

NO SOLO Javier Duarte de Ochoa marcó la agenda de la semana con una solicitud de licencia que había pospuesto previo al proceso electoral de junio –tras ser “arropado” por el presidente Enrique Peña Nieto que decidió protegerlo contra todos-, sino que Miguel Ángel Yunes ha insertado su propia carpeta, y en ese sentido esparció una advertencia “que cimbrará a México” el próximo primero de diciembre, cuando se supone, deberá asumir las riendas del Gobierno del Estado, pero que a juicio del propio Gobernador Electo “quieren impedir que tome posesión, porque saben que he llegado a la médula de la corrupción”.

NO HA dicho más, pero la frase: “tengo información que cimbrará a México”, uno se pregunta: ¿debería preocupar a más de tres políticos no solo de Veracruz sino del ámbito Federal, o solo se trata de una amenaza que intenta asustar con el “petate” del muerto? Porque la advertencia, tal como es pronunciada, se entiende que no va contra Javier Duarte de Ochoa sino contra algunos ex colaboradores de quienes en el pasado reciente se ha mencionado que podrían tener relaciones con la delincuencia, y que incluso hay grabaciones de voz y video que los evidencia como parte de esa relación –si es que la ha habido- entre el ex Gobernador y grupos fuera de la ley con quienes habría pactado y desecho acuerdos, siendo ese el motivo de tanto enfrentamiento, “levantón” y asesinatos en la Entidad.

YUNES LINARES, a lo largo de la campaña en pos de la gubernatura, hizo señalamientos en contra de Duarte por presuntos nexos con la delincuencia, y gente cercana al Gobernador Electo aseguran al reportero que la “información que cimbrará a México” tiene mucho que ver con esos temas, sobre todo en materia de agresiones y asesinatos de periodistas, desaparecidos y tumbas clandestinas localizadas a lo largo del territorio veracruzano, las que suman, cientos, miles de cadáveres inhumados ilegalmente.

EN VERACRUZ han surgido eventos que la fuerza del “pinche poder” cubrió con el manto de la impunidad, y aún se recuerda cuando en diciembre de 2011, Raúl Lucio Hernández, mejor conocido como “el Lucky”, jefe regional de una célula delincuencial en el centro del País, tras ser capturado en Córdoba por elementos de la Marina y PGR, les reveló sucesos que “cimbraron” al Estado, pero curiosamente, no pasó nada. Y es que de acuerdo al testimonio del personaje, obtenido por el Diario Reforma, la masacre de 35 personas cuyos cuerpos fueron depositados a plena luz del día frente a una plaza comercial de Boca del Río en septiembre de 2011 –nunca dijo quienes lo hicieron-, golpeó al grupo que pertenecía, al grado de que fueron obligados a abandonar el puerto, y con ello, perder el 40 por ciento de sus ingresos por venta de enervantes.

TRAS SER capturado en Córdoba en diciembre de ese año, “el Lucky” sostuvo una entrevista privada con oficiales de la Armada en la que señaló que uno de sus enlaces con el Gobierno de Veracruz era un funcionario al que sólo identifica con el apellido de “Lagos”, y de acuerdo a lo publicado por Reforma: “en el directorio de la Administración estatal, el único funcionario con ese apellido es Érick Lagos Hernández, quien, hasta enero de 2012 fue subsecretario de Gobierno de Veracruz, y actualmente funge como dirigente Estatal del PRI”.

AQUELLA VEZ el secretario de Gobierno, Gerardo Buganza Salmerón, ahora, también, de nacionalidad Italiana, manifestó que la supuesta vinculación de funcionarios estatales con grupos delincuenciales era un tema que debería de esclarecer y solventar la PGR. “Los dichos o los supuestos de un reportaje de cualquier medio simplemente los dejamos ahí como comentario del medio. Quiero insistir en que éste es un asunto delincuencial que tiene que ver obviamente con la delincuencia organizada, y en donde se tiene que ventilar es en una investigación ministerial de la PGR, no es agenda de Veracruz, no es agenda del estado”, y con ello dio por cerrado el tema.

EL PROPIO dirigente estatal del PRI (en ese tiempo), Erick Lagos Hernández, negó cualquier acusación en su contra, y los llamó: “supuestos hechos que me son ajenos y en los que niego categóricamente cualquier participación”, y en ese mismo tenor envío una carta al diario Reforma para negar cualquier involucramiento: “Se menciona mi nombre en el marco de un testimonio de supuestos hechos que me son ajenos y en los que niego categóricamente cualquier participación”.

MIGUEL ÁNGEL Yunes Linares ha dicho que “tratan de impedir que asuma la gubernatura el próximo primero de diciembre”, pero no dice quiénes, aunque refiere que los señalamientos que ha realizado sobre actos de corrupción, deshonestidad y ruptura del orden jurídico durante los pasados 12 años (mandatos de Fidel Herrera y Javier Duarte) han tenido un alto costo político para él y, “el más duro, el más doloroso y grave fue el atentado contra la vida de Miguel, mi hijo, agredido por la delincuencia organizada dirigida desde el propio palacio de gobierno”. (¿?)

POR ELLO el cuestionamiento: la información “que cimbrará a México” y que Yunes Linares promete dar a conocer el próximo primero de diciembre ¿tendrá que ver con presuntas alianzas entre el Gobierno de Javier Duarte –ahora Gobernador con licencia- y grupos delincuenciales? Y es que dice que los documentos los mantiene en caja fuerte, y que solo tres personas conocen su contenido “por si algo llegara a pasarme”, lo que, insistimos, hace suponer que la información que guarda tan celosamente, es realmente, grave.

POR LO pronto, el nuevo gobernador Flavino Ríos Alvarado inició a tambor batiente su gestión de 47 días, y este jueves se apersonó en Minatitlán, su tierra, uno de los municipios sureños más peligrosos del Estado, y ahí sostuvo su primera reunión de seguridad que buscará devolverle la tranquilidad al solar veracruzano. Trae ánimos de servir, y qué lástima que sólo sea por tan poco tiempo (¿?). OPINA carjesus30@nullhotmail.com