debate

Agencias / Las Vegas 2016-10-20 09:02:20 Al cuestionarle si aceptará el resultado de las elecciones, el candidato republicano Donald Trump, evitó dar una respuesta certera y aseguró que “en su momento, lo examinaré”.

Durante el tercer debate presidencial, en la Universidad de Nevada en Las Vegas, el magnate señaló que “la contienda está tan mal, está amañada. Los medios de comunicación son muy corruptos, como The New York Times y envenenan a los votantes, pero los ciudadanos ven más allá de eso”.

“La elección está amañada para favorecer a Hillary, jamás se le debería haber permitido postularse para presidente. Si se fijan en las inscripciones de votantes en varios estados, hay millones de personas que no deberían estar registradas”, aseguró el magnate.

La candidata demócrata aseguró que, “cada vez que las cosas van en contra de lo que Trump quiere, comienza a decir que las cosas están manipuladas”. Incluso, aseguró la demócrata, “cuando no le dieron un Emmy en tres años dijo que los premios estaban manipulados”.

“Esta es la forma en la que el piensa, es ridículo. Así no funciona nuestra democracia. Por más de 150 años hemos aceptado los resultados de las elecciones. Esto simplemente demuestra que Trump no está listo para hacer el trabajo. Está denigrando y menospreciando nuestra democracia”, apuntó Clinton.

Frontera con México
Por primera vez en toda la campaña, los candidatos a la Presidencia de Estados Unidos debatieron sobre inmigración y, en particular, sobre los riesgos en la frontera con México.

El tercero y último debate entre los candidatos a la Presidencia de Estados Unidos, la demócrata Hillary Clinton y el republicano Donald Trump, comenzó sin tantos gritos y sombrerazos, como los dos previos, sin embargo la tensión fue en aumento.

Después de hora y media de debate, los candidatos cerraron con un llamado a votar por sus partidos. Al final no hubo apretón de manos. Cada uno se acercó a sus familias, y partieron, cada quien por su lado.

Según analistas, ésta fue la negativa de Trump a reconocer su derrota si las urnas no le dan la victoria, dejando de lado la tradición estadounidense que implica que el perdedor siempre reconoce su derrota.

En su última oportunidad de mostrarse a nivel nacional, el candidato republicano dijo que Clinton quiere otorgar una amnistía para todos los indocumentados que hay en el país e insistió, como lo ha hecho consistentemente en el pasado, en que por la frontera sur de Estados Unidos están entrando ilegalmente personas que le hacen daño al país.

El republicano refirió que entre la audiencia del debate de hoy había cuatro mujeres que son madres de jóvenes que han muerto a manos de inmigrantes.

Tratados comerciales
En su argumentación, Trump, usó una palabra en español para referirse a las personas que entran ilegalmente a su país: “Bad Hombres”, dijo. Y señaló que la postura de su rival contradice lo hecho por el Presidente Barack Obama, quien deportó a millones de personas.

El magnate neoyorquino defendió la construcción del muro porque, según él, Estados Unidos se queda “con la droga” y México “con el dinero”, en alusión también a los tratados comerciales.

El candidato aseguró que mantendrá una buena relación con México y aludió a la reunión que sostuvo en agosto pasado con el Presidente de México, Enrique Peña Nieto, de quien dijo es “muy simpático” y con quien revisará el Tratado de Libre Comercio de América Latina.

Clinton planteó que la propuesta de una deportación masiva de inmigrantes indocumentados no representa los valores estadounidenses. También afirmó que votó en 2006 en el Senado a favor de mayor seguridad fronteriza, pero que eso no suponía construir un muro fronterizo, como propone el magnate neoyorquino.

También insistió en un tema que ha expuesto en los debates previos: el riesgo de que Trump pueda controlar el botón nuclear de Estados Unidos, y describió al republicano como un hombre “incapacitado” para tomar decisiones de ese calibre.

Sobre las filtraciones de Wikileaks, donde en un discurso privado defendía un continente americano sin fronteras comerciales, la exsecretaria de Estado de EU explicó que se refería al mercado energético, y rápidamente cambió el tema para exigir que Trump aceptara que Rusia está detrás de esas filtraciones.

AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO