En una bien planeada estrategia, el viernes alcaldes perredistas, y a partir de la noche de ayer alcaldes panistas llegaron a palacio de gobierno y pernoctaron allí con el propósito de presionar al gobierno que ya fenece para que les pague sus adeudos, una cantidad que en conjunto representa cientos de millones de pesos; y aunque la federación ya envió etiquetado ese dinero no se les entregó porque fue desviado para cubrir otros compromisos. Pero pudiera suponerse que la estrategia no se detiene allí, pues una vez dentro de la sede del gobierno, la probabilidad de implementar otras acciones son bastante amplias.