Por si acaso…
Por Carlos Jesús Rodríguez
17 de octubre de 2016

*Los muchachos de Márquez 

*Entre fidelato y duhartazgo

SURGIERON LOS primeros nombramientos al interior del futuro gabinete de Miguel Ángel Yunes Linares (si es que lo dejan llegar, como advierte), y lo cierto es que al igual que Fidel Herrera Beltrán, uno de sus más odiados enemigos, al oriundo de Soledad de Doblado le mueve un objetivo: formar la “nueva clase política” del Estado. Es como si ensayaran una competencia para demostrarse que el uno puede más que el otro, aunque la diferencia entre Herrera y Yunes –algunos dicen que sólo es el color-, es que mientras el primero se hizo acompañar de muchachos inexpertos conocidos como “los palomitas de maíz”, por aquello de que bastaban 3 minutos en el microondas para estar listos, a este último sus flamantes colaboradores, al menos gran parte de ellos, son cercanísimos a su hijo Miguel Ángel Yunes Márquez, actual alcalde de Boca del Río, y algunos, hasta donde se sabe, fueron enviados a prepararse en maestrías y diplomados.

NADA QUE ver con un Erick Lagos, aquel muchacho “mitotero” que terminó su carrera a tumbos por dedicarle gran tiempo al porrismo y a conseguir prospectas que lo posicionaran como “indispensable” en las fiestas privadas de su jefe, o Alfredo Gándara, el gordito del que Fidel se mofaba; Adolfo Mota, de quien aseguraba que tenía preferencias distintas; Edgar Spinoso, Alberto Silva y su primo Gabriel de Antes; Jorge Carvallo, Vicente Benítez e, incluso, Javier Duarte, todos ellos educados en la cultura del “cochupo”, a tal grado que les movía la ambición más allá de los intereses sociales, y en ese tenor se dedicaron a amasar fuertes fortunas que ahora son investigadas por la PGR. Otros no tan jóvenes como Reynaldo Escobar, que ya había estado en el fidelato, fueron insertados, posteriormente, en el duartismo, y entre ellos destacan Arturo Bermúdez Zurita, Marcelo Montiel, Salvador Manzur y una pléyade de sujetos que al igual que los “muchachitos fieles” se dedicaron a saquear las arcas públicas, a armar negocios rentables (para sus haciendas) y cometer toda suerte de depredaciones en perjuicio de los gobernados.

Y AUNQUE los de Yunes Linares-Yunes Márquez aparentan ser distintos, el gran científico –en realidad físico-, Albert Einstein solía decir: “dale poder a un hombre… y lo conocerás realmente”, y si bien los muchachos “destapados” aparentan ser formales, educaditos, bien formados y preparados, lo cierto es que sólo cuando ejerzan el mando podrá demostrarse qué tan preparados se encuentran para ello. Ni antes ni después.

HAY POR allí una anécdota atribuible a don Adolfo Ruiz Cortines, ese viejo sabio de la política que solía jugar con el lenguaje cuando de librarse de “pedigüeños” se trataba. Dicen que un día, uno de sus compadres quiso quedar bien con un vecino poderoso que sabía de su cercanía con el Presidente de la República, y quien le pidió el favor de impulsar a su hijo. El personaje “queda bien” pidió, entonces, una cita con el mandatario y llevó al joven para presentarlo, y sin más le espetó: -mira compadre, este joven es de los que deberías impulsar en tu gobierno; es de buena familia, estudioso, católico, bien portado, obediente y mucho muy honrado, a lo que don Adolfo que era un verdadero zorro en aquello de descifrar intenciones, le respondió sin inmutarse: -¿y ya ha estado donde hay?

Y EL tema es perfecto para analizar a los siete jóvenes que Miguel Ángel Yunes Linares presentó el domingo como los “plus ultras” más cercanos que le acompañarán al arrancar su Gobierno, entre los que destacan, sin duda, el abogado Elías Assad Danini que fungirá como Coordinador de Comunicación Social, cargo que ya ha desempeñado con Miguel Ángel Yunes Márquez tras el cese de Francisco Vicente Rodríguez, un joven de origen español que terminó traicionando a la familia de Boca-Soledad, a tal grado que se alió con Alberto Silva, el afamado “Cisne”, contándole vida y obra de los Yunes, lo que fue aprovechado para golpearlos desde Palacio de Gobierno.

ELIAS ASAAD es un joven bien intencionado que, sin embargo, es incapaz de llevar la contraria a Yunes Márquez-Linares, y eso acaso no es del todo bueno. Una destacada mujer que suele tener muy profundas reflexiones comentaba que “son pésimos servidores los que dicen a todo que no, pero, también, los que a todo asienten con tal de quedar bien con el jefe a sabiendas de que las cosas están mal”. Y vaya que tiene razón. La Coordinación de Comunicación Social será un punto álgido para el futuro Gobierno, pues se quiera o no aceptar, muchos periodistas –que no lo son, sino más bien empresarios de la comunicación- se rigen por sus propios intereses más allá de los que demanda la sociedad, y les vale un soberano cacahuate si el Estado está en quiebra o no, ellos “no tienen llenadera” como dijera el “Cónsul”, y las condiciones serán aprovechadas para el golpeteo inmisericorde, como ya lo demostraron en campaña antes de que se anunciara el triunfo de Miguel Ángel.

EL FUTURO “jefe de prensa” -que a la fecha no ha sentido ni lo duro ni lo tupido- tendrá que lidiar con esa pléyade de “periodistas” a los que, para variar, Javier Duarte de Ochoa les quedó a deber muchos millones de pesos que querrán recuperar con Yunes, y como éste llega con el afán de perpetuarse en el poder –tanto en el 2017 como en el 2018-, habrá que ver qué surge de todo esto, porque como dijera un viejo empresario de la comunicación: “business are business”, y Linares no desearía pelearse con todos…

OTROS QUE ya tienen asegurado un puesto son: Pedro José María García Montañez, quien fungirá como secretario particular del Ejecutivo Estatal. Hasta hace unos días fue director general en la Unidad de Desarrollo Político y Fomento Cívico del Gobierno Federal, trabajó en la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) como visitador adjunto de la Dirección General de Quejas y Orientación, y Director General en la Secretaría Técnica del mismo organismo. José Antonio Menéndez Galarza será el secretario privado. Jaime de la Garza Enríquez Martínez será el coordinador de Agenda y Giras. Beatriz Fernández Cruz, licenciada en derecho por el Instituto Tecnológico de Monterrey, fungirá como coordinadora de relaciones públicas. Anahí Viveros, encargada del área de Atención Ciudadana y Gestión. Y también colaborará en ese equipo otra mujer, Daphne Alejandra Ruiz Robinson, en tanto que David Othoniel Beristain será el Secretario Técnico de la Oficina de Gobierno. A ver qué sale de esta nueva “clase política” que Yunes desea formar, como alguna vez lo intentó Fidel…OPINA carjesus30@nullhotmail.com