Escribe Salvador García Soto en El Universal de este día:”… Si estos dos salen impunes, ese sistema habrá muerto antes de nacer. […] , los evadidos Javier Duarte de Ochoa y Guillermo Padres Elías serán, mientras sigan libres e impunes, la confirmación diaria y constante de que Enrique Peña Nieto es un Presidente incapacitado e impedido para combatir y castigar realmente la corrupción, por ser él mismo la cabeza de un gobierno corrupto”.