asf

Cuando a una administración se le formula el crecido número de observaciones de auditoría como las señaladas al gobierno estatal no habrá duda sobre la incompetencia de ese equipo para administrar asuntos públicos; es todo un rosario de anomalías por aclarar, si nos atenemos a lo que presentó ante la Legislatura local el titular del Orfis, y que ayer dio a conocer el diputado Julen Rementería: de la revisión de la Cuenta Pública 2015 resulta un daño patrimonial de 4 mil 849 millones 873 mil 879 pesos. Los entes fiscalizables observados son la Secretaría de Finanzas (Sefiplan), la Secretaría de Educación (SEV), la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), la Secretaría de Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sedarpa), la SIOP, el Instituto de Pensiones del Estado (IPE). Y es solo de la Cuenta Pública 2015 que a diferencia de las anteriores ahora el Orfis se muestra muy aplicado. Las anomalías que se reportan son seña inconfundible de las irregularidades que habrá en las anteriores y poco se ha dicho. Pero así las aprobó esta inefable Legislatura que afortunadamente concluye dentro de un mes.