ASF

El caso de las empresas fantasmas recientemente descubierto en Veracruz es un procedimiento que se ha practicado en Quintana Roo, Nuevo León y Coahuila, según se ha venido descubriendo tras las auditorías practicadas por la Auditoría Superior de la Federación. Si se profundiza en las investigaciones sobre empresas ficticias creadas para obtener dinero del erario no se duda que en Veracruz encontrarían una rica mina de irregularidades que se han venido cometiendo desde tiempos de Fidel Herrera. Ahora surge el nombre de Cecil Duarte de Ochoa comprometido en ventas de uniformes y alimentos escolares, en un tejido de complicidades que pronto se darán a conocer con montos y beneficiarios, nuevos ricos cuya súbita fortuna no es posible ocultar, mucho menos explicar.