yunes-linares-e-veracruz-1-b-850x340De que la política es de ida y vuelta no cabe la menor duda; así se puede advertir en la intensa campaña desatada para crear la percepción de que el gobernador electo, Miguel Yunes Linares, no alcanzará a tomar posesión porque el Tribunal Electoral anulará la elección del pasado 5 de junio. Es la réplica al movimiento de piezas en el Poder Ejecutivo de Veracruz, es una reacción al destape mediático sobre las corruptelas en el gobierno veracruzano. No es menester subrayar que no se le pegó a un lisiado político, recursos para implementar acciones de esa naturaleza sobran. Pero son fuegos fatuos, porque la entidad veracruzana requiere estabilizarse después de un larguísimo periodo de estancamiento. ¿A quién se le podría ocurrir provocar más daño a los veracruzanos?