Harry grappa, secretario de turismo.
Harry grappa, secretario de turismo.

En los estertores del gobierno estatal como, al moribundo al que se le complican los males, desde adentro de su estructura surgen extemporáneos lamentos: el Secretario de Turismo, Harry Grappa, señala que Sefiplan le escamoteó 57 millones de pesos para gastos de operación en la dependencia a su cargo; el titular de la Procuraduría de Medio Ambiente, Dalos Ulises Rodríguez Vargas, asegura que desde el año pasado le deben 18 millones de pesos; y en el Consejo Estatal de Seguridad Pública, Antonio Nemi habla de retrasos por 9 millones de pesos del ejercicio 2015 y que del actual solo han recibido 1 millón de los 11 millones autorizados por el Congreso. Pero se lleva las palmas el Fideicomiso del Impuesto al 3 por ciento a la nómina al que se adeudan seis mil millones del 2015 más los del actual ejercicio, según asegura el vocal ejecutivo Gustavo Sousa. Aunque se duda que por ese retraso decidan tomar las oficinas de Finanzas lo aconsejable es que se resignen a no recibir un centavo de ese adeudo porque voluntad si hay, falta el dinero.