Tal pareciera que todo estaba estratégicamente bien planeado para este lunes 17 de octubre, apenas días después de la solicitud de licencia de Duarte de Ochoa y la asunción de Flavino Ríos al interinato: el Secretario de Gobernación vendría a Coatzacoalcos para declarar nueva implementación en la lucha contra la delincuencia y el presidente del PRI asistiría en Xalapa para reunirse con la clase priista y sacarla del marasmo provocado por el sismo del 5 de junio pasado. Miguel Osorio Chong dijo que la Secretaría de Marina asume la seguridad en el estado y Ochoa Reza confirma su deslinde de Duarte de Ochoa y la lucha partidista contra la corrupción. Así estaba planeado y así se llevó a cabo; pero no contaban con que televisa difundiría esa noche la noticia de la orden de aprehensión contra Duarte de Ochoa, gobernador con licencia; lo que propició que las acciones de ambos federados quedaran relegadas en el imaginario colectivo veracruzano. Para rematar, temprano del martes se confirmó lo que Yunes Linares adelantó la tarde del lunes sobre el escape de Duarte y, todavía más, la detención de dos mujeres ligadas al fugado. Más lo que falta.