El nombramiento de Raúl Cervantes como nuevo Procurador General de la República, con el obvio propósito de designarlo después como nuevo Fiscal General de la República con un período que trascenderá al actual régimen peñista y cuidarle las espaldas ante un muy viable nuevo gobierno de oposición, de verdad que ha levantado gran polémica.

A sus negros antecedentes de líos maritales por golpear a quien fuera su esposa Angélica Fuentes y que ahora es aun la esposa del dueño de la Chivas de Guadalajara, Jorge Vergara, se une el comentario del periodista Carlos Puig, quien escribe en Milenio  que esta Fiscalía será autónoma y que durará un período de nueve años, por lo que será un hombre muy poderoso independientemente de quien ocupe la presidencia a partir de diciembre del 18.

Tanto criticar a Duarte por querer dejar a uno de sus hombres de paja como fiscal para cubrirle las espaldas y ahora el régimen peñista pretende hacer lo mismo. Qué cosas.