Místicos y Terrenales
Por Marco Antonio Aguirre Rodríguez
26 de octubre de 2016
  • Cómplice de Fidel Herrera

  • 2017, un año con mucha violencia

Miguel Ángel Osorio Chong (MAOC), el secretario de Gobernación, hoy quiere presentarse como el salvador de Veracruz, el héroe de mil batallas que logró que Javier Duarte de Ochoa (Jado) dejase el gobierno del estado.

El 24 de octubre, en una entrevista que le dio a Joaquín López Dóriga en su noticiero de Radio Fórmula, refirió que el 11 de octubre le dijo a Javier Duarte que tenía que dejar el cargo, un día antes de que anunciara su separación.

Por diversos medios, ya se había filtrado que MAOC fue quien le pidió al gobernador con licencia que se retirase, pero eso no le fue suficiente: tenía que dejar bien claro que él era quien había provocado la salida de Javier Duarte.

Por eso Osorio Chong no puede presentarse como el salvador de Veracruz, porque así como el 11 de octubre de 2016 le dijo que tenía que dejar el puesto, así pudo haberlo hecho desde un año antes, por lo menos.

Aunque Osorio Chong dice que no le pidió esto, si no que esa fue una salida que le dio el mismo Jado.

Si esto es así, entonces MAOC confirma su culpabilidad con respecto al desastre de Veracruz, porque ni siquiera se atrevió a pedirle la renuncia.

Osorio Chong, pues, es el culpable del desastre económico, social, de seguridad, político y demás que vive Veracruz.

Es el responsable de que el PRI haya perdido en Veracruz. ¿Cuánto tiempo tardará Enrique Peña en cobrarle esto?

MAOC también es cómplice de Fidel Herrera y de Javier Duarte, porque el permitió que Jado se mantuviese en el cargo aún después, mucho después, de que se demostró que estaba haciendo el peor gobierno en la historia de Veracruz.

Él, Osorio Chong, fue el promotor de que Fidel Herrera se fuera a Barcelona, como cónsul.

Él, Osorio Chong, fue quien promovió y aprobó que Héctor Yunes, como aspirante al gobierno del estado de Veracruz, y Manlio Fabio Beltrones, como presidente del PRI dejasen de “hablar mal” de Jado y de su gobierno.

El 29 de febrero Duarte, en una conferencia de prensa que dio -en la que exhibió a su esposa y a sus hijos- el subconsciente le afloró y reconoció que todos los aspirantes al gobierno del estado lo atacaban “para lograr empatía con la sociedad”.

Esto es, el mismo Jado reconoció ser impopular.

Javier Duarte en cambio pagó inserciones en los medios de la ciudad de México, tratando de colocar un solo mensaje “tengo las manos limpias y la frente en alto” y para tratar de justificarlo dijo cualquier cantidad de cosas.

Entonces ya tenía un enorme déficit de comprobación ante la Auditoría Superior de la Federación por más de 35,000 millones, más los casi 50,000 millones de pesos de deuda pública bancaria, más otros casi 70,000 millones de deuda corriente que se le adjudicaban.

Osorio Chong es quien valido a los delegados federales en Veracruz, la mayoría de ellos vinculados directamente con el fidelato.

MAOC -de hecho- ya había filtrado antes que le había pedido a Javier Duarte que dejará el gobierno.

El 24 de febrero de este año, se dio una reunión entre Osorio Chong y Javier Duarte, en la que se dieron muestras de separación, pero al final se dejó que siguiera en el gobierno del estado.

Antes de este encuentro se filtró la llegada de Jado a Gobernación, y se le dejó paso libre a la prensa para que evidenciara que llegó y que no lo recibían.

Se envío la señal de malquerencia.

El precedente fue la declaración del 19 de febrero, de Juan Manuel del Portal, la famosa “ojalá le toque cárcel” dirigida a Javier Duarte por las múltiples irregularidades detectadas desde la Auditoría Superior de la Federación.

Enseguida se dio el reclamo del entonces dirigente nacional del PRI, Manlio Fabio Beltrones, para que Jado rindiera cuentas “de manera clara a los veracruzanos”.

Luego vino la reunión efectiva, la del 24 de febrero, y después de la misma se dijo que Osorio Chong le pidió la separación del cargo, pero que Javier Duarte pidió “otra oportunidad”.

Ahí bien pudieron haberlo destituido.

Pero MAOC no lo hizo.

En su juego de simulaciones, de acercamientos y lejanías, lo dejó.

Y hasta lo protegió.

Entonces Manlio Fabio y Héctor Yunes se reunieron con Javier Duarte y el que era gobernador los “terminó de convencer” de que “no hablarán mal” de él y de su gobierno, de que tenían que hablar mal de Miguel Ángel Yunes.

Las versiones mencionan que en ese entonces fueron argumentos de “mucho peso” los que los convencieron.

Son versiones.

Pero lo real es que unos días después, el 13 de marzo, durante la toma de protesta como candidato del PRI al gobierno del estado, llegó Javier Duarte y se produjo la famosa escena donde cada uno señala al otro con la palma de la mano extendida.

En política no hay casualidades, y ese fue el desenlace de una cadena que tuvo como eslabón principal la validación de Osorio Chong.

A Javier Duarte desde Gobernación le toleraron que casi hubiese desbarrancado el llamado Pacto por México, por el uso de programas asistenciales del gobierno federal para ganar elecciones y el sobrecalentar después del 5 de junio el panorama político nacional amenazando con meter a la cárcel al candidato ganador, a Miguel Ángel Yunes, a quien llamaron a declarar 5 días después de que se presentó denuncia en su contra.

¿En verdad piensa Osorio Chong que le creemos que esto ocurrió sin su autorización, sin su consentimiento?

¿Tan mal nos vemos los terrenales y muchos místicos veracruzanos?

Hoy Osorio Chong, dice que le interesa la seguridad de los veracruzanos, pero la violencia extrema en Veracruz está desde que tomó posesión del puesto, junto con Enrique Peña Nieto.

El 23 de enero de 2013, a 54 días de estar en el cargo, desapareció el reportero policiaco, Sergio Landa Rosado, en Cardel.

Ese fue un intenso llamado de atención, pues ya iban nueve reporteros asesinados y dos desaparecidos en Veracruz… Pero nada hizo.

Doce días después, el 5 de febrero del 2014, en Coatzacoalcos, en el poblado de Villa Allende, fue secuestrado y luego asesinado Gregorio Jiménez de la Cruz, reportero de policiaca.

Era el décimo reportero asesinado. Durante el sexenio siguieron 9 más.

A la par aparecieron miles de cuerpos de personas asesinadas, desaparecieron cientos (o miles) de jóvenes, fueron secuestrados un sinnúmero de personas, y todos los actos delincuenciales crecieron.

Y apenas ahora Osorio Chong se dice preocupado por la seguridad pública en Veracruz.

Él, Miguel Ángel Osorio Chong, solapó a Javier Duarte y lo mantuvo en el poder.

MAOC es tan culpable del desastre de Veracruz, como Duarte. Tan culpable como Fidel Herrera, que lo impuso.

Así que, quererse vender hoy como el salvador de Veracruz, no le queda.

2017, UN AÑO CON MUCHA VIOLENCIA. En México cada seis minutos una mujer sufre de violación sexual, por ello es necesario que se colabore con las autoridades para que se agilicen las investigaciones, aseguró el presidente de la Asociación Nacional de Consejos de Participación Cívica, Arturo Mattiello Canales.

“La violencia está en un espiral fuerte, si eres mujer y tienes entre 25 y 45 años tienes más posibilidades de ser violada que de enfermarte de cáncer o de SIDA, eso realmente espanta porque significa que se está saliendo de control”.

Mattiello Canales insistió que en Veracruz se debe activar la Alerta de Género, para destinar presupuesto hacia acciones específicas de cuidado de las mujeres.

Refirió que en Veracruz han aumentado considerablemente los llamados delitos de alto impacto; de tres años a la fecha acrecentaron considerablemente los homicidios, feminicidios, y hasta los delitos del fuero común.

Insistió que para el siguiente año se prevé más violencia pues se abandonó a las generaciones anteriores, ejemplificando que los jóvenes de 25 a 45 años de edad vienen sin control y conciencia, además de que el promedio de vida para este rango de población disminuyó, cayendo por debajo de los 80 años porque la principal causa de muerte en este grupo son los homicidios mucho más que las enfermedades.