Entre lo utópico y lo verdadero
Por Claudia Guerrero Martínez
01 de octubre del 2016

 

No es coincidencia,  que hayamos unido los nombres de estos conocidos empresarios, Francisco Valencia García y Andrés Beceiro Delfín… Los dos, hoy en día están distanciados por una compra-venta que no se logró del restaurante Vinnísimo,  ubicado en la Avenida Araucarias, en Xalapa, capital de nuestro bello estado, Veracruz. Pero vayamos por partes…

 

Nuestra historia inicia con la cantidad de 80 millones de pesos, que Javier Duarte de Ochoa le entrega a Francisco, mejor conocido como Paco Valencia García para operar  en el 2015, en la desintegración de la Alianza PAN-PRD. En ese entonces, era titular de  Comisión del Agua en el Estado de Veracruz, renunciando al puesto en noviembre del mismo año… La encomienda era dar dinero a los dirigentes, consejeros y demás personajes políticos del PRD, para así, evitar se gestara dicha alianza. Pero algo pasó…

 

Paco Valencia se volvió loco y además de no obedecer la encomienda, se adjudicó el dinero… Primeramente, integrantes de  su familia, realizaron un largo viaje a Europa por tres semanas, para luego, una semana en Nueva York. Además, hizo algunas inversiones y adquirió una enorme mansión en la calle de Moctezuma, en el Fraccionamiento Valle Anáhuac. Y como su hijo Francisco Valencia Fernández quería una alberca, compraron dos casas atrás de esta mansión, que están ubicadas en Xicoténcatl No. 26, en el mismo Fraccionamiento Valle Anáhuac. Actualmente, éstas fueron demolidas y hasta tiene un letrero que dicta: CMAS Folio 34041…

 

En su loco interés de darse la vida de rico empresario,  Paco Valencia adquiere un avión, junto con Luis Raúl de la Huerta, pero esta aeronave fue vendida meses después, pues un alto funcionario del Gobierno de Veracruz les pidió, tanto a Valencia, así como a De la Huerta,  devolver 40 millones de pesos de una transacción malograda o cuenta pendiente.

 

Existe un departamento en Miami, a nombre de su hija Claudia y su hermano, Francisco Valencia Fernández ha viajado por muchos países como Bora Bora, sin tener un trabajo estable. En ese paraíso en la Polinesia Francesa, el junior de Francisco Valencia gastó dos mil dólares diarios en el Hotel Four Seasons, con valor por noche de $35,200 pesos, como lo indican sitios turísticos con la liga http://www.pricetravel.com.mx/four-seasons-resort-bora-bora/hotel-detalle...

 

Increíble, que mientras Francisco Valencia Fernández se dé la gran vida, su padre, quien  además, es dueño de un inmueble, con valor de 15 millones de pesos ubicado en el Fraccionamiento El Lago, cercano la casa de César Spinoso Carrera y frente al mismos lago artificial. Paradójicamente,  Paco Valencia García está en la lista colocada en la caseta de la entrada de este Fraccionamiento, como inquilino moroso, por no pagar siete meses de mantenimiento, con valor de diez mil pesos por mes.

 

Los juguetes de los Valencia son una Ranch Rover, con valor de dos millones de pesos; un Go Kart Race, con valor de 400 mil pesos, un Porsche de dos millones de pesos, estacionado en una casa rentada en el Club de Golf, mientras terminan la de Valle Anáhuac…

 

Y la historia de Vinnísimo, aquí se la contamos… Resulta que Andrés Beceiro Delfín se interesó en comprar este restaurante y ofreció un millón de dólares (Y no exageramos, que conste) por el registro, concepto y todo el control del negocio. Siendo exagerada la cifra de un restaurante que no dueño del local y  renta su inmueble en una plaza comercial digamos austera. En un principio, Paco Valencia  aceptó dicha transacción, pero algunos allegados a Valencia le aseguraron que Beceiro no era serio en sus negociaciones y fue por ello, dio marcha atrás a la venta y pidió más dinero por Vinnísimo, provocando la molestia de Beceiro…

 

El caso de Andrés  Beceiro Delfín es para contarlo en un libro… Una familia xalapeña quebrada y embargada por Bancomer a mediados del sexenio de Miguel Alemán, dejando hasta hoy,  adeudos por rentas de locales y  con otros bancos. Al inicio de la administración de Fidel Herrera Beltrán, junto con Jorge Carvallo Delfín, primo de los Beceiro por el apellido Delfín, inician el negocio de medicinas adulteradas, la fundación de seis empresas proveedoras de medicamentos, siendo una la única con licencia sanitaria y adjudicarles de forma directa,  millones de pesos en contratos como proveedores de medicamentos y bancos de sangre, entre otros negocios en la Secretaría de Salud… Tema que ya hemos abordado en otras entregas y hasta dado nombres de dichas empresas…

 

Beceiro Delfín tiene cuatro casas en Woodlands, en Texas, Estados Unidos. Cada una con valor de 800 mil dólares…Los restaurantes Asado y Tinto y la Mansión, ubicados en Ávila Camacho, en la capital del estado ya cerraron, porque el SAT detectó evasión de impuestos e irregularidades en sus ingresos. Estos negocios eran utilizados para lavar dinero y justificación de gastos e ingresos obtenidos por contratos fraudulentos en SESVER…

 

Lo nuevo de Beceiro Delfín es que no compró la franquicia de Butcher & Sons, restaurante de hamburguesas ubicado en  la Avenida Araucarias, sino que se hizo socio de esta cadena de franquicias. Además, cuenta con una casa en el fraccionamiento El Lago, una camioneta Ranch Rover, con un costo de dos millones de pesos y él asegura que el Gobierno del Estado les adeuda 480 millones de pesos y que por el escándalo realizado,  al informar en las columnas de su servidora sobre anomalías detectadas en SESVER, ahora no le quieren pagar dichos adeudos…

 

Tampoco tenemos la culpa de que Francisco Valencia Fernández tenga negocios de constructoras, junto con Luis Raúl de la Huerta en Michoacán, llevando obra en Morelia, bajo la venia del Gobernador Silvano Aureoles Conejo, de quien se asegura ser socio de los Valencia…

 

Como vemos, los datos que aportamos en esta entrega, dan escalofríos, pues el pillaje al dinero de los veracruzanos, entregándolo a exfuncionarios sin un ápice de vergüenza, es ya parte de la radiografía del gobierno de Javier Duarte de Ochoa… Y  pedimos que estos recursos se devuelvan…

 

Dudas y comentarios: claudiaguerreromtz@nullgmail.com

Visite: www.claudiaguerrero.mx y www.periodicoveraz.com

Twitter: @cguerreromtz