Por si acaso…
Por Carlos Jesús Rodríguez
06 de octubre de 2016

*Solo irán Franco y Pulido

*Yunes impondrá jóvenes

AUNQUE EN el PRD mantienen firme la esperanza de que el gobernador Electo, Miguel Ángel Yunes Linares, otorgue por lo menos 3 secretarías de despacho y 6 subsecretarías –independientemente de direcciones y jefaturas de área- a ese partido -en pago a la coadyuvancia en el triunfo del pasado 5 de junio-, lo cierto es que la experiencia de Quintana Roo y Durango –donde los gobernadores panistas sólo dieron una posición, respectivamente, a sus aliados-, no avizora nada bueno para el “Sol Azteca”.

EN QUINTANA Roo, el ex alcalde de Benito Juárez (Cancún), Julián Ricalde fue nombrado Secretario de Desarrollo Social, mientras que Marcos Cruz Martínez, reconocido líder “histórico” del movimiento de masas en Durango pasó a ocupar similar posición, y aunque los perredistas de ambas Entidades esperan más, lo cierto es que, al parecer, los Gobernadores no están dispuestos a entregar dependencias claves a quienes carecen de perfil para ejercerlas.

EN VERACRUZ, las cosas no serán distintas -aun cuando el próximo año habrán de renovarse las 212 alcaldías y se requiere mantener la alianza-, y al interior del equipo de Miguel Ángel Yunes se habla tan solo de dos perredistas que ya tendrían “amarradas” sendas posiciones gracias al respaldo nacional que los impulsa; por una parte, Rogelio Franco Castán que dice tener asegurada la Subsecretaría de Gobierno, muy a pesar del reciente escándalo propiciado, al parecer, por una denuncia en redes sociales interpuesta por su esposa que lo acusa de maltrato y obstaculizarle su desarrollo político como mujer.

Y ES que Franco cuenta con el respaldo de los llamados “Chuchos” (Jesús Ortega y Zambrano), y en ese tenor la posición estaría dada como alternativa para garantizar en el 2017 una probable alianza que permita al PAN (y, en menor medida, al PRD) acaparar el mayor número de posiciones edilicias, sobre todo si participan coaligados, ya que de lo contrario serían barridos por el PRI y MoReNa.

LA OTRA posición de importancia sería para Celso Pulido, a quien ubican en la Secretaría de Desarrollo Social, esto gracias al padrinazgo de Guadalupe Acosta Naranjo, a quien Yunes Linares identifica como “el padre de la alianza”. Pulido es, sin duda, el referente de Naranjo en la Entidad, y de su nombramiento dependerá que, nuevamente, PAN y PRD vayan juntos en la contienda del próximo año.

ES INDISCUBLE que si se parte de los votos que el PRD le metió al triunfo de Yunes Linares, el Gobernador Electo estaría en su derecho de repetir la historia de Durango y Quintana Roo, donde la mayoría de posiciones quedaron en manos de panistas, en tanto los perredistas fueron soslayados por no tener cuadros preparados para el desempeño de funciones administrativas y políticas.

EN VERACRUZ, por ejemplo, el PAN tuvo 859 mil 278 sufragios a favor, mientras que el PRD sólo aportó a la alianza 139 mil 093 votos, ni siquiera un tercio de lo obtenido por el “blanquiazul”, vamos, ni siquiera un cuarto de esa votación, lo que no le daría derecho a exigir posiciones de primer nivel, aun cuando amenace con no aliarse de nuevo con Acción Nacional en el 2017, como si esos amarres se decidieran en el Estado y no en el ámbito nacional.

EL PRD pasó a ser -en la reciente elección- la cuarta fuerza política del Estado al ser desplazado, incluso, por el Movimiento de Regeneración Nacional que, también, superó al PRI al obtener 809 mil 954 sufragios contra 689 mil 412 del “tricolor”. El Revolucionario Institucional fue arrinconado como tercera fuerza debido al voto de castigo en contra del gobernador Javier Duarte de Ochoa que, según se comenta en el Comité Ejecutivo Nacional de ese instituto, maniobró para que ganara MoReNa y fracasara el abanderado de su partido, Héctor Yunes Landa –y por eso fue privado de sus derechos partidistas-.

AL PAN, tal vez le convendría una alianza con ese “satélite” llamado Partido Verde Ecologista de México, con el que ya alguna vez se coaligó, pues ese instituto sumó en la pasada elección la nada despreciable suma de 107 mil 931 sufragios a favor del PRI, aunque la diferencia con el PRD es que en el Verde militan jóvenes capaces, con perfil y disciplinados que no le causarían conflictos a Yunes como, seguramente, le acarreará el PRD.

LA MUESTRA más contundente la acaban de dar los futuros legisladores (o diputados electos) al menospreciar la imposición que pretendía Rogelio Franco Castán. Y es que el, todavía, dirigente Estatal, tratando de copiar los estatutos del PAN, intentó asignar a Sergio Rodríguez la coordinación de los legisladores del Sol Azteca, pero estos reaccionaron de inmediato y designaron a la ex alcaldesa de Santiago Tuxtla, Yazmín Copete Zapot, muy ligada al ex Senador, ex Diputado Federal y Local, y ex Alcalde de Cabada, Arturo Herviz Reyes.

POR CIERTO, Herviz Reyes ha dicho que no desea una posición en el Gobierno de Miguel Ángel Yunes, pero sí una alianza que le permita ganar, por enésima ocasión, la alcaldía de Cabada, donde opera una especie de cacicazgo desde hace muchos años, y en ese sentido se descarta para la Secretaría de Desarrollo Agropecuario, cargo para el que se perfila el ex alcalde de Álamo y actual legislador, Jorge Vera.

MIENTRAS TANTO, Yunes Linares mantiene hermetismo en torno a sus futuros colaboradores, aunque lo cierto es que muchos de estos serán impuestos por el alcalde de Boca del Río, Miguel Ángel Yunes Márquez que, desde hace algún tiempo, mandó a un grupo de 25 jóvenes a prepararse en diversas materias y cursar maestrías que les permitan desempeños óptimos, y estos mismos serán sus cuadros rumbo a la Gubernatura de 2018. El PAN en Veracruz tiene nombre y apellido, y se llama “Yunes”. Así de simple. OPINA carjesus30@nullhotmail.com