camacamaAlfonso López Ortega sintió muy cerca la lumbre y prefirió despepitar todo lo que sabe e hizo por instrucciones de Javier Duarte de Ochoa y así evitar andar huyendo a salto de mata; sus declaraciones ante la PGR develan solo una parte de las tropelías del hombre que juró servir a Veracruz, el mismo que ante las cámaras de televisión aseguró, “mirando de frente”, que era mentira todo lo que se afirmaba sobre sus propiedades. Para confirmar su dicho de “honradez” se atrevió a publicar su “3 x 3”, que por cierto fue rechazada por el IMCO calificándola de incompleta. Falta mucho por confirmar sobre la enorme riqueza acumulada por Duarte y familia, un acopio de dinero público que difícilmente podrá disfrutar; al menos ese es el deseo de millones de veracruzanos que esperan el reintegro de lo que por malas artes les fue arrebatado.