Astrolabio Político
Por Luis Ramírez Baqueiro
07 de octubre de 2016

 

“Hay un límite más allá del cual la tolerancia deja de ser virtud.” – Edmund Burke.

 

Cual empresa que ha caído en la infortuna, el Revolucionario Institucional, otrora poderoso instituto político entro en franco proceso de liquidación, donde sus activos valen menos que un cacahuate, con excepción de contados representantes populares, y quienes le sacan algún beneficio directo, nadie voltea a verle como apuesta a futuro.

Los 83 años gobernar Veracruz, sucumbieron ante el descredito provocado por el desgaste de los últimos 12 años de malos gobiernos y el intento desesperado de algunos de sostener una realidad que ha llegado a niveles de hartazgo social.

La incapacidad del partido, de su dirigencia, que ahora, busca a como dé lugar abrir espacios a verdaderos cadáveres de la política para intentar recuperar lo perdido, es la muestra de que los estertores del paciente anuncian su extinción.

¿Pero que pretenden hacer los dirigentes nacionales del tricolor con el “Caso Veracruz”? que dicho sea de paso, se cuece aparte, son las dudas de una sociedad que se cuestiona realmente si el PRI, podrá recomponerse en la entidad.

Si las cosas avanzan como hasta ahora, la liquidación de este instituto político sería el plan principal. Pues hasta hoy, no se ven acciones reales que evidencien el arranque de un proceso real de cambio, y es que, si el discurso empleado se ha llamado “combatir la corrupción”, el juez por su casa empieza, pues pareciera que la complicidad de otras épocas pone un freno a lo que pareciera anunciarse más que por la autoridad, por una sociedad, que saldrá a las calles, a festejar si realmente castigan lo ocurrido en la entidad.

La exhibición dada este jueves en el puerto de Veracruz en donde un militante priista Rafael Ochoa, alias “El Loco Ochoa” increpa al secretario de Gobierno, Flavino Ríos Alvarado, único funcionario del Gobierno Estatal que intenta mantener el vacío de poder-generado por la indiferencia y el sálvense el que pueda- que ya genera severos problemas de gobernabilidad social, son la confirmación, que dentro de ese instituto político están más preocupados por salvar los activos que mal lograron de las arcas del estado, que por cambiar la imagen de un gobierno corrupto y ladrón.

Las razones que hayan propiciado el exabrupto son solo mínimos ejemplos, de que la sociedad veracruzana, se hartó de la estrategia de encubrimiento que se pretende mantener hasta el último instante por el gobierno Duartista.

No se puede ocultar el sol con un dedo, afirma la resabia popular, como no se puede tampoco pretender engañar a una sociedad observante, ansiosa y habida de cobrar venganza de tan lastimosa afrenta expresada en un pésimo gobierno, que no exhibió jamás un afán primordial de servicio, y si por el contrario, una intensión demandante de servirse.

Hoy, solo quedan algunos valiosos cuadros priistas, personajes que en su desempeño publico han demostrado su compromiso y valía, de los demás, mejor ni gastar tinta.

Ahora esperemos que si verdaderamente se busca lograr un cambio de timón, las acciones y aplicaciones de justicia deben comenzar ya, y no mantener un estado de simulación, cuando todo Veracruz, conoce y sabe quiénes son los responsables de la crisis económica, social, de salud y seguridad que día con día enfrentamos.

O ¿acaso no parece el PRI en liquidación?

 

Al tiempo.

 

astrolabiopoliticomx@nullgmail.com

Twitter: @LuisBaqueiro_mx