8320ac83d47ae3c948-230915foro13bf-1-c
Redacción- 2016-10-2509:06:47- Jerónimo Bernal Soliveras, quien fungía como director general del Fideicomiso Lago de Tequesquitengo, renunció la tarde de ayer a su cargo en el gobierno de Graco Ramírez, luego de que El Financiero diera a conocer que, con empresas de su propiedad, recibió al menos 24 contratos de obra pública que juntos sumaban poco más de 130 millones de pesos.
En un comunicado, la oficina de Comunicación del Gobierno de Morelos dio a conocer que “con apego a la política de rendición de cuentas, Jerónimo Bernal Soliveras presentó este lunes (ayer) –de manera voluntaria– su renuncia al cargo de director general del Fideicomiso Lago de Tequesquitengo.

Asimismo, el documento señala que “el gobernador Graco Ramírez no otorga contratos de obra; éstos se asignan mediante procesos regulados por la Ley de Obra Pública y Servicios Relacionados con la Misma del Estado de Morelos”.

Se señala, además, que “los contratos a que refiere la nota informativa fueron firmados en el año 2014. Bernal Soliveras se integró como director del Fideicomiso el 7 de enero de 2015”.

No obstante, de acuerdo con su declaración patrimonial correspondiente al año 2014 (misma que se puede consultar en internet), en ese año ya figuraba como director general de ese Fideicomiso.

Finalmente, el comunicado de prensa sostiene que “el Poder Ejecutivo reitera su compromiso con la transparencia, por lo que, en caso de haber irregularidades en la asignación de contratos, se procederá conforme a la Ley”.

En su edición de ayer, El Financiero dio a conocer que los contratos otorgados a Bernal Soliveras fueron de dos dependencias de la administración morelense: la Comisión Estatal del Agua y la Secretaría de Obras Públicas a favor de sus dos empresas, Berso Edificaciones, SA de CV y Tekarq, SA de CV.

Con información de El Financiero

El Financiero / AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO