El sensor emplea un protocolo “sencillo y fácilmente automatizable”, según los autores. / Irene Cuesta/SINC

Sin duda el sistema político está colmado de llagas purulentas, y en Veracruz se acompaña con el escandaloso el abandono en que se tiene al Sector Salud, allí donde se debe atender la salud de los veracruzanos que carecen de seguridad social y de medios económicos para acudir a la medicina privada. Ayer se escucharon alentadores discursos oficiales a propósito del Día Internacional de la Lucha contra el Cáncer de Mama, aunque en realidad se vive todo lo contrario. Este Sector es uno de los que deben ser revisados por el nuevo gobierno, investigar sobre supuestos medicamentos clonados, de inyecciones sin sustancia medicinal, solo agua; medicamento en caducidad, de un Centro de Mezcla sin control de la autoridad correspondiente; de desviación de recursos, etcétera y todo lo que sotto voce circula entre el personal de la dependencia. Allí la corrupción se enseñoreó con la complacencia de las altas autoridades, perjudicando a la población más desprotegida de Veracruz, un crimen que debe ser castigado a plenitud.