salvador-manzur

Ciudad de México – 2016-10-04 09:56:57 – Animalpolítico.com / AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO.- El pasado 24 de junio, un notificador de la Secretaría de Finanzas de Veracruz tocó a la puerta de la empresaria Juana Cancio Cabrera. No fue una visita de cortesía; el funcionario le dijo a la señora que tenía que pagar un millón y medio de pesos de impuestos generados por las ganancias de siete millones que supuestamente obtuvo a finales del 2012, la mayoría de ellos por la venta de materiales de la construcción al municipio de Boca del Río

El problema, según narra la propia Juana, es que ella nunca vendió ese material ni cobró el dinero que dicen que obtuvo.

Los pagos que supuestamente le hicieron se dispersaron en decenas de facturas, pero la empresaria tiene en su poder esos recibos en blanco. Cuyas copias fueron entregadas a Animal Político.

De los siete millones facturados, más de seis y medio fueron pagados a finales de 2012 por el Ayuntamiento de Boca del Río, Veracruz, en ese tiempo gobernado por el priísta Salvador Manzur, quien meses después (en marzo de 2013) renunció a su cargo para volverse secretario de finanzas de Veracruz por invitación del gobernador Javier Duarte.

Manzur duró tres meses en el cargo como tesorero de Veracruz, luego que trascendiera la existencia de una investigación ministerial en su contra por el uso de recursos sociales con fines electorales. Hace unos meses solicitó un amparo contra una orden de aprehensión, pero la solicitud fue desechada porque no existía orden de captura en su contra.

NO TENGO NADA QUE VER: SALVADOR MANZUR

Entrevistado por Animal Político, para conocer sobre el caso de Juana Cancio, el ex alcalde de Boca del Río aseguró que nada tiene que ver con esa situación y pidió que se investigue a fondo.

“Soy el primer interesado en que este tema se esclarezca. En mi administración yo nunca pedí ni ordené que hubiera una acción irregular y para muestra de ello son todas las auditorías que se realizaron al ayuntamiento de Boca del Río. Auditorías estatales y federales”, dijo.

Manzur explicó que el municipio si hizo compra de materiales de la construcción (conceptos que se plasmaron en las facturas duplicadas de Cancio Cabrera) pero no se reportó nunca alguna irregularidad.

Salvador Manzur dijo que hasta ahora no ha sido citado por el Ministerio Público pero dijo que está “en la mejor disposición” de colaborar y que el caso se resuelva lo más pronto posible.

Respecto a la investigación que se había iniciado en su contra por presunto uso electoral de programas sociales y que precipitaron su renuncia como secretario de Finanzas de Veracruz a tres meses de ser nombrado, aseguró que la PGR investigó los hechos pero el caso fue cerrado y él fue exonerado.

Actualmente, Manzur es delegado de Banobras en Veracruz.

La denuncia y los acusados

El pasado 22 de septiembre, Juana Cancio presentó una denuncia penal ante la Fiscalía General de Justicia de Veracruz por fraude, falsificación de documentos, desvío de recursos y robo de identidad, donde responsabiliza a Salvador Manzur, así como a Felipe Sosa Flores, exdirector de Gobernación del municipio y a Sergio Flores Armida, exdirector de Obras Públicas.

Como parte de la denuncia, la empresaria puso a disposición del Ministerio Público todas las facturas en blanco y su documentación fiscal correspondiente. Pidió que se indague quienes abrieron las cuentas bancarias donde se depositó el dinero que supuestamente se le pagó a ella, quien hizo los retiros, etcétera.

Por estos hechos la Fiscalía del Estado inició la carpeta de investigación UAT/DXVII/1662/2016. La indagatoria fue turnada a la Delegación de la Zona Centro de la Policía Ministerial para que se comienza con las pesquisas.

“Tengo miedo pero estoy desesperada. Me piden que pague un millón y medio de impuestos por ganancias que yo nunca cobré. Nunca trabajé con el municipio de Boca del Río pero dicen que yo les facturé y es falso, tengo mis facturas en blanco; no se vale que me hagan esto pero tengo que limpiar mi nombre o me voy a ir a la cárcel por no pagar impuestos de algo que nunca recibí”, dijo.

La titular de la Procuraduría de la Defensa del Consumidor de Veracruz, María Isabel Cobo Soto, dijo por su parte que se indaga quienes cobraron los cheques y el dinero producto de las facturas expedidas.

Desagradable sorpresa

“Si me paga cinco mil pesos yo le arreglo su problema…” Esas fueron las palabras de un notificador de la Secretaría de Finanzas de Veracruz, la tarde del 24 de junio. El funcionario se había presentado en el domicilio de Juana Cancio en la colonia Río Medio del Puerto de Veracruz para informarle que debía más de un millón de pesos de impuestos. Así quedó asentado en la denuncia penal presentada en la Fiscalía estatal.

Cancio rechazó la oferta porque estaba segura que se trataba de un error; ella es una empresaria dedicada a la ingeniería civil y en efecto, en 2011 tramitó mil facturas foliadas pero solo usó 72 ya que por motivos personales suspendió su actividad profesional desde finales de 2012 sin que la haya retomado hasta el día de hoy.

Para aclarar la situación, la microempresaria fue a las oficinas de la Procuraduría de Defensa del Consumidor donde, para su sorpresa, le entregaron una relación de 65 facturas que supuestamente emitió y cobró cuyo monto conjunto era seis millones 469 mil pesos, a los que agregándole el IVA superaban los siete millones.

Las autoridades le indicaron que estaba obligada a cubrir el pago derivado de las obligaciones fiscales producto de “las ganancias que obtuvo”. En caso de no hacerlo podría ser acusada de evasión fiscal e iniciársele un proceso penal.

“Yo no recibí un solo peso de ese dinero. Yo cuando tuve ganancias cubrí todos los impuestos que se me pidieron y no tendría porque no hacerlo. Imagine mi sorpresa cuando me dicen que yo había recibido 7 u 8 millones de pesos, bueno yo no, alguien que se hizo pasar por mí”, explicó.

La ruta de las facturas duplicadas

Del dinero que supuestamente recibió la señora Cancio, la mayoría (seis millones 469 mil pesos) corresponden a pagos efectuados por el Ayuntamiento de Boca del Río por un mismo concepto: “venta de materiales”. Así viene plasmado en el documento de la Secretaría de Finanzas del cual se entregó copia a Animal Político.

Estos pagos se habrían hecho a la empresaria a través de las facturas con los folios números 350, 352, 367, 400, 402, 403, 401, 409, 407, 411, 413, 415, 405, 417, 418 A, 422, 425, 427, 423 y 429. Pero Cancio tiene en su poder las facturas originales con esos folios en blanco, lo que pudo ser verificado por este medio.

Por ejemplo. De acuerdo con el documento de la Secretaría de Finanzas el 1 de junio del 2012 Cancio expidió cuatro facturas, de la 400 a la 403, cada una por un monto de un millón 78 mil 920 pesos, que en total suman cuatro millones 315 mil 680 pesos.

Esas facturas en realidad están vacías. En las mismas se aprecia el nombre de Juana Cancio, su RFC CACJ-620401-C80 y su dirección fiscal: Calle Río Usumacinta 234-A colonia Lomas de Río Medio, Veracruz, Veracruz. En el apartado de concepto, importes y total las facturas están en blanco.

Otro caso. La factura folio 405 está en blanco, pero en el documento de Finanzas aparece expedida el 16 de agosto del 2012 por un monto de 53 mil pesos supuestamente pagados por el Ayuntamiento de Boca del Río.

Además de los pagos municipales, hay otras empresas que aparecen como clientes en facturas de Cancio Cabrera que fueron duplicadas.

Por ejemplo, los documentos de Finanzas indican que la factura folio 420 fue expedida el 14 de noviembre de 2012 a favor de “Constructora y Renovadora Vial SA de CV”, por un monto de 91 mil 379 pesos. El concepto era “venta de materiales de construcción”. Dicha factura, por lo menos la original, en realidad está en blanco.

La misma situación ocurre con la empresa “Multiservicios Industriales del Puerto SA de CV” que supuestamente le pagó a la empresaria un total de 54 mil 678 pesos distribuidos en 28 facturas con los folios: 540, 544, 546, 549, 552, 506, 510, 513, 516, 518, 520, 524, 527, 529, 533, 535, 490, 492, 493, 494, 498, 501, 503, 476, 478, 482, 485, 488 y 448. Como en los casos anteriores son folios duplicados pues los originales están en blanco.