camacama

Alvaradeño de pura cepa, bastaba escucharlo hablar y decir para así suponerlo; dicharachero, de humor alegre, solidario, así era Jorge Cobos Delfín, el amigo que acaba de emprender la aventura final hacia lo desconocido. Fue alcalde de su natal Alvarado, participó en política y en la administración pública estatal, no entra en la tipología del político que actualmente conocemos en Veracruz. Se habrá ido satisfecho y sin rencores de su paso por esta dimensión en la que dejó huella entre quienes algún día, en cualquier momento, también iremos hacia esa emocionante, desconocida aventura. Vaya en paz y como dicen los que saben “por allí nos encontraremos”.