Octavia

Entregada sistemáticamente a la vorágine aprobadora de todo lo que desde el Poder Ejecutivo se les remitió, la diputada presidenta de la Mesa Directiva de la Legislatura local, Octavia Ortega, asegura que no son cómplices en la aprobación de las Cuentas Públicas en que la ASF ha encontrado serias irregularidades. Al margen de su acrítica actitud de aprobar por consigna quizá le asiste la razón pues solo aprobaron lo que el órgano fiscalizador les presentó: “Ellos son los que emiten y revisan a nosotros nos llega la información como la sacan”… no se puede hablar “de mal uso de recursos, de una desviación de fondos, sin que haya una acción de control”. También tiene razón, lo curiosos es que en tres años jamás lo expresó pues como hipotética representante de la Voluntad General debió haberlo hecho pero guardó “discreto” por no calificar de cómplice silencio. Por supuesto que la responsabilidad le corresponde a los órganos de Control y Fiscalización, que a su vez pretenderán lavarse las manos porque quienes sancionaron con su aprobación las Cuentas Públicas fueron los diputados; unos le amarraron las patas y otros mataron la vaca. Tan malo el pinto como el colorado.