Tal parece que en cuanto al SIDA se empieza a ver la luz del otro lado del túnel, si juzgamos a partir de la noticia de que un hombre, británico de 44 años de edad, es el primer ser humano en el que el virus ha desaparecido de su sangre, según reporta The Times. El tratamiento fue diseñado por las universidades Oxford, Cambridge, Imperial College London, University College London y Kings’ College London de Reino Unido. El paciente permanece en observación después de recibir la vacuna de experimento, que representa un gran aliento para un aproximado de 37 millones de personas infectadas por ese virus.