Foto de Ángel García
Foto de Ángel García

Sociedad 3.0 Xalapa, Ver., 28 de octubre.- El viernes fue caótico para Xalapa. Desde muy temprano comenzaron los bloqueos en la entrada de la ciudad de México, al ser tomadas las avenidas Xalapa y Ruíz Cortínes; luego, los trabajadores al servicio del Poder Judicial cumplieron su advertencia de impedir la circulación sobrela avenida Lázaro Cárdenas frente al edificio del Palacio de Justicia y la Plaza Crystal.

En el centro de la capital del estado confluyeron profesores, pensionados, las huestes del Movimiento Antorchista y del partido Frente Cardenista, éste último comandado por su dirigente y líder Antonio Luna, quien declaró estar presente en la plaza Lerdo en solidaridad con todos a los que el Gobierno de Veracruz les debe y para exigir el cumplimiento de acuerdos del mismo gobierno con su partido.

El tráfico de por si intenso y desordenado en las principales calles y avenidas de Xalapa se volvió prácticamente imposible. A vuelta de rueda cohes, camiones de carga, autobuses de pasajeros locales y foráneos, un total caos vehicular que causo angustia, estrés y enojo por todos lados.

Por si fuera poco, taxistas que pelean el acceso a la Central de Autobuses de Xalapa bloquearon la entrada y salida de los camiones foráneos de pasajeros, por lo que muchas personas que tenían que salir de la ciudad se quedaron varados.

De manera inusitada, un grupo de alcaldes y diputados federales del Partido de la Revolución Democrática ingresaron al Palacio de Gobierno para exigir ser atendidos por el gobernador interino Flavino Ríos Alvarado, pero en su lugar llegó el secretario de Finanzas, Antonio Gómez Pelegrín para prometerles por enésima ocasión que les pagarían el próximo lunes.

Entonces los munícipes y legisladores decieron reterno del Palacio de Gobierno hasta que se concrete el pago prometido.

Xalapa pasó de ser la Ciudad de las Flores a la Ciudad del caos.