Astrolabio Político
Por Luis Ramírez Baqueiro
 06 de octubre de 2016

“El fracaso es la oportunidad de empezar de nuevo, con más inteligencia.” – Henry Ford.

 

Si usted es amante del cine sabrá que cada final del mes de febrero es la fecha para galardonar a lo más granado del mundo fílmico, quizá por su relevancia comercial el premio de la Academia conocido como el Oscar, es el reconocimiento cinematográfico al que más aspiran los actores, actrices, directores, guionistas y todo aquel que colabora en esa industria.

Pero lo que quizá más recuerda es la frase con la que se anuncia al vencedor de cada una de las categorías, el presentador, o presentadora entona la siguiente frase “And the Oscar goes to” (“Y el Oscar es para”) nombrando así el nombre del ganador, ganadora o ganadores.

Y es que este jueves los veracruzanos escucharemos una vez más algo similar, solo que aplicable, a nuestros funcionarios públicos estatales o en su defecto municipales, u organismos o entes públicos que incurren en un posible y casi siempre confirmado daño patrimonial, resultado de la revisión a la cuenta pública.

Es así como una vez más comprobaremos, que en Veracruz, somos cunas no de grandes actores, sino de grandes hampones, de grandes simuladores del quehacer público, que sin empacho y escrúpulo, ha llenado la talega, para salir inmensamente más ricos que como cuando llegaron.

De este modo, y sin conocer a precisión el resultado de la revisión a cargo del Órgano de Fiscalización Superior del Estado de Veracruz (ORFIS), que encabeza Lorenzo Antonio Portilla Vázquez, si podemos presumir que lo que anunciará será la confirmación de lo que tanto la sociedad ha sospechado, en donde el dispendio, uso indebido, manejo discrecional del recurso, e infinidad de otros trastupijes, serán el sazonador con el que la receta quedará concluida, para estar en posibilidades de confirmar que la administración que fenece como la peor en toda la historia moderna de la entidad.

Y es que el pasado mes de enero de 2016, se dio a conocer el resultado de la cuenta pública 2104, la cual arrojó un presunto daño patrimonial total de 166 millones 775 mil 406.56 pesos.

Lo que confirmaba que en total 48 municipios resultaron con un presunto daño patrimonial por 119 millones 748 mil 223.16 pesos. También cinco de los 120 entes estatales registraron un presunto daño patrimonial de 47 millones 27 mil 183.40 pesos.

Lo anterior, significa que de los 345 entes fiscalizables en el Estado, 53 tuvieron un presunto daño patrimonial; que en total ascendió a la suma de 166 millones 775 mil 406.56 pesos en dicho ejercicio fiscal.

Además, de los 212 municipios 164 terminaron con observaciones de tipo administrativo; de los 120 entes estatales 115 registraron observaciones administrativas y aunque los 13 entes paramunicipales no tuvieron un presunto daño patrimonial todos registraron observaciones administrativas.

Sin que a la fecha se conozcan actores o responsables detrás de las rejas por dichas observaciones.

Ahora bien, estimando que apenas este martes la deuda pública del estado rondaba solo para 2015, en unos 64 mil millones de pesos, el sustito que habremos de llevarnos los veracruzanos, será mayúsculo.

Por ningún lado se avizora un escenario esperanzador, por el contrario si las cifras dadas a conocer por el economista, catedráticos y responsable del Observatorio de las Finanzas Públicas de la Facultad de Economía de la UV, Hilario Barcelata Chávez se confirman, el escenario para el cierre de la administración estatal, nos habrá de dejar sumidos en el descredito y en el compromiso de pago para las siguientes tres generaciones, pues según sus cifras, reveladas por el Observatorio el pasado 4 de julio apuntaban a que la deuda actual del Gobierno del Estado ya alcanza los 170 mil 593 millones de pesos.

De acuerdo al estudio, 127 mil 039 millones de pesos corresponden a adeudos bancarios, bursátiles y pasivos diversos y 43 mil 554 millones de pesos a la deuda por devolución de fondos federales no utilizados.

Barcelata Chávez ha precisado que respecto a las obligaciones de pago posiblemente sean mayores, pues el documento lo elaboró con la información que se tiene como pública, de ser así, el mismo investigador de la UV, refiere que 43 mil 554 de los 170 mil 593 millones de pesos corresponden a recursos que la administración de Javier Duarte tiene pendiente de comprobar ante la Auditoría Superior de la Federación (ASF) por los ejercicios fiscales 2010, 2011, 2012, 2013 y 2014.

Que sumado a lo señalado por Juan Manuel Portal, titular de la Auditoria Superior de la Federación nos hace suponer, que la cosa, va a ser de pronóstico reservado.

Así que saque sus palomitas, péguese a su aparato receptor de radio, televisión, o internet para no perderse el desenlace de esta película, que ya en voz del propio integrante de la Comisión de Vigilancia, Julen Rementería del Puerto, habrá de tener como nominados a la Secretaría de Finanzas y Planeación, junto a sus últimos seis titulares, lo mismo que a la Secretaría de Educación, en donde desde su ex titular Adolfo Mota, pasando por su oficial Mayor, Edgar Spinoso Carrera, y su recientemente ratificado diputado local, Vicente Benítez estarían en capilla, pasando por la Secretaría de Seguridad Pública y su depuesto general, Arturo Bermúdez, hoy desaparecido, para no ser alcanzado por la justicia.

Así que la lista de ganadores al daño patrimonial habrá de engrosarse, pues el cierre de la administración pone el escenario con final de pronóstico reservado.

Haga sus apuestas.

Al tiempo.

 

astrolabiopoliticomx@nullgmail.com

Twitter: @LuisBaqueiro_mx