Por si acaso…
Por Carlos Jesús Rodríguez
25 de octubre de 2016

*Morena-PRI mayoría simple
*PAN-PRD sin consistencia

UNO DE los conflictos más severos que enfrentará Miguel Ángel Yunes Linares cuando asuma la Gubernatura del Estado en el primer minuto de diciembre será, sin duda, la complicada conformación del Congreso Local que, para sus planes inmediatos, no es precisamente lo más deseable. Y es que, en principio, de los seis partidos políticos que tendrán representación en la inmediata legislatura ninguno contará con mayoría simple (que de acuerdo a la ley, la integrarían 25 diputados más uno), y mucho menos mayoría calificada (que en este caso serían 35 legisladores), lo que podría obstaculizar muchos proyectos al Mandatario Electo, entre otros, la destitución del fiscal General del Estado, Luis Ángel Bravo Contreras, para imponer en ese puesto a un incondicional que le ayude a concretar sus propósitos de llevar a prisión a más de tres –para entonces- ex funcionarios o, en el mejor de los casos, al Contralor e, incluso a dirigentes que le han perseguido y que prometen no dejarlo tomar posesión en el recinto legislativo, entre otros, César del Ángel Fuentes y su hijo Marco Antonio.

NADIE IGNORA que el Congreso del Estado tiene entre sus facultades: aprobar, reformar, abolir y dar la interpretación auténtica de las leyes o decretos; Legislar en materia de educación, de cultura y deporte; profesiones, bienes, aguas y vías de comunicación de jurisdicción local; de salud y asistencia social, Etc. Etc., entre muchas otras responsabilidades, sin embargo, sólo con las dos terceras partes de sus integrantes puede aprobar: La suspensión de ayuntamientos, la desaparición de los mismos y la suspensión o revocación de ediles. Nombrar a los magistrados del Poder Judicial y al Presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos. Ratificar el nombramiento de un miembro del Consejo de la Judicatura y del Fiscal General del Estado, y sólo las dos terceras partes de los diputados podrán conceder al Ejecutivo, por un tiempo limitado, las facultades extraordinarias que necesite para salvar la situación en caso de alteración del orden o peligro público.

YUNES LINARES ha mencionado, entre sus primeras acciones, remover o renunciar al fiscal General, Luis Ángel Bravo Contreras que, por las dudas, ya cuenta con un destacado despacho para contrarrestar una embestida de semejante envergadura. El oriundo de Amatlán está dispuesto a defenderse, y en ese sentido, el futuro Gobernador tendría que comprar conciencias entre los inmediatos legisladores, y aunque los convenciera, el problema sería ponerse de acuerdo en el nombramiento de un nuevo responsable de la procuración de justicia. El pleito podría prolongarse mucho tiempo, tanto que se agotaría el periodo de dos años sin que ocurra nada.

LA AUSENCIA de una mayoría calificada o, incluso simple, ente caso de la coalición PAN-PRD, podría constituirse en un problema de ingobernabilidad legislativa. Y es que, lea usted: con la reciente asignación de plurinominales, el PAN tendría 16 legisladores (10 de mayoría relativa y 6 de representación proporcional), mientras que el PRD contaría con 5 (3 por la vía del voto directo y 2 plurinominales), lo que haría un total de 21 diputados. Yunes Linares, para impulsar acuerdos tendría que pactar con priistas o MoReNos, y en ningún caso cuenta con los instrumentos para hacerlo; vamos, el “tricolor” no sólo se rehusará a una alianza sino que pondrá piedras en el camino al gobernante, y qué decir de los seguidores de Andrés Manuel López Obrador que, si bien demandan la salida de Luis Ángel Bravo Contreras, no aceptarían, en todo caso, la imposición de un recomendado del oriundo de Soledad de Doblado.

EL PRI, por su parte, tendrá 14 legisladores (8 de mayoría relativa y 6 plurinominales), mientras que el Movimiento de Regeneración Nacional contará con 13 (8 por el voto directo y 5 plurinominales). La suma de ambos, si decidieran contener al inmediato Gobernante, les daría 27 votos en el Congreso –más que una mayoría simple-, y si a estos se agregan las dos curules de los partidos Nueva Alianza y Verde Ecologista de México, sumarían 29 sufragios. No se descartan acuerdos entre estos últimos, sobre todo cuando se ha filtrado la versión de que Javier Duarte de Ochoa financió en su tiempo a Morena, lo que le permitió avanzar en diputaciones y en la disputa por la Gubernatura.

EL ASUNTO NO es menor, ya que Miguel Ángel Yunes requiere en estos momentos de toda la cohesión de los diputados para sacar avante proyectos relacionados con el presupuesto de 2017, y si el gobernador Flavino Ríos Alvarado decide que sea el mismo monto que ejerció el Gobierno del Estado en este 2016, las cosas se le complicarán al sucesor, más aún cuando aceleradamente exige que los 11 mil millones de pesos que prometió hacienda para hacer frente a los requerimientos salariales de la segunda quincena de octubre, las dos de noviembre y una parte del aguinaldo, además de saldar débitos con ciertos proveedores, se le entreguen a él y no a Flavino, lo que dejaría sin percepciones a la empleomanía en las siguientes tres quincenas.

FLAVINO RÍOS Alvarado ha confirmado que el presidente Enrique Peña Nieto ha dado instrucciones a diversas instancias Federales para que se apoye a Veracruz con un paquete de 11 mil millones de pesos, recursos que permitirían iniciar el rescate financiero de la Entidad. Esa suma se ejercería a partir de los próximos días para hacer frente al término del sexenio y el relevo institucional del mismo, ya que el Mandatario Estatal ha dejado en claro que no se llevará a cabo la basificación de 7 mil trabajadores como era la pretensión duartista, ni se desviarán recursos para ello, lo que habría significado incrementar la nómina actual en al menos 1 mil 500 millones de pesos.

EN FIN, las cosas de entrada no se presentan fáciles para el sucesor de Ríos Alvarado, ya que muchas decisiones del Ejecutivo deben pasar por el legislativo, y en ese sentido, la división en el Congreso estancará infinidad de proyectos, sobre todo porque el PRI desea recuperar la Gubernatura en el 2018 mientras que Morena intenta conquistarla aprovechando que Andrés Manuel López Obrador disputará la Presidencia de la República, y en ese estira y afloja, Yunes Linares pasará las de Caín. Al tiempo. OPINA carjesus30@nullhotmail.com