Astrolabio Político 
Por: Luis Ramírez Baqueiro
 24 de noviembre de 2016

“Se puede engañar a todo el mundo, pero no a la verdad!” – Gorski M.

 

Cuando el hoy prófugo Javier Duarte llegó al poder en Veracruz, se encargó de cacarear y presumir que su programa social Adelante, era la revolución para acabar con ese lacerante lastre que representa la pobreza.

La mentirá construida como una realidad, en el afán de vender espejitos para engatusar a los incautos, tuvo sus adeptos, aun a sabiendas de que, en ese tema, la única forma de rescatar del rezago social a la población se habrán de enfrentar muchos factores estructurales, los que, por supuesto tienen una alta carga de interinstitucionalidad, a donde habría que haber llevado los esfuerzos en un afán verdaderamente real y no simulado como hoy sabemos.

De ese modo, mareado por el elíxir diabólico que produce el olor del dinero, de ese que saqueaban en greña, en cajas de huevo, del mismo que era contado por más de una veintena de máquinas cuenta billetes para clasificarlo y sacarlo con destino desconocido desde Casa Veracruz, en ese afán depredador con el que se comportó el gobierno entero, así camino el desarrollo social.

México

La noche del jueves 19 de julio del 2013 el gobernador de Veracruz, Javier Duarte, le presumía a los medios nacionales que su gobierno invertirá cerca de cinco millones de dólares para combatir la pobreza en colaboración con el Premio Nobel de la Paz 2006, Muhammad Yunus.

El Bangladesí reconocido mundialmente por la creación de lo que se conoce como el Banco de los Pobres, o el Banco de las Aldeas, que se dedica a otorgar microcréditos en su país y que ahora lo hará por primera vez con un gobierno en México.

Hoy todos nos preguntamos ¿Dónde están esos cinco millones de dólares? ¿Qué pasó con ese proyecto que sacaría a Veracruz de la pobreza?

Según refería el hoy fugitivo gobernador con licencia Javier Duarte, luego de que armara todo un show -con costo a los veracruzanos- para que el banquero diera una conferencia magistral -dirigida a la clase VIP de México y Veracruz- en la fortaleza de San Juan de Ulúa, en el puerto de Veracruz, donde el economista explicó su filosofía de sus proyectos, refiriendo que con su proyecto se habría reducido la pobreza en 30% en su país, con la peculiaridad de que el 97% de los financiamientos (con muy bajos intereses) los reciben mujeres, por su responsabilidad para tener una visión empresarial.

Según se apuntaba en su momento, el índice de pago está arriba del 90% y además genera el hábito de ahorro, ya que quienes han recibido estos recursos (8.5 millones de personas hasta ahora) han ahorrado ya un billón de dólares.

Al enterarnos que los cómplices de Duarte pasaron por montones creando no 50 empresas fantasmas, sino hasta 600, como asegura el ex contralor Iván López Fernández, nos cuestionamos, ¿quien investiga a las empresas financieras o cajas de ahorro que se asentaron en Veracruz durante su gestión y que se multiplican por más de una veintena?

¿Acaso nadie ha visto la posible relación de operación con costo al erario para el sostenimiento de las mismas con cargo a los veracruzanos? ¿Cuántas más no están creadas ex profeso para blanquear dinero ilícito? Ese que en su momento desviaron, los responsables de la Secretaría de Desarrollo Social por instrucciones del entonces gobernador, ¿Dónde están los Montiel, los Márquez, los Silva?

Esos que están señalados de la creación de empresas fantasmas durante sus gestiones.

Si las cifras del Consejo Nacional para la Evaluación de la Política de Desarrollo Social, refería ya en las mismas fechas de la visita de Yunus -en 2013- el 51.3% de los mexicanos vivían en pobreza patrimonial, que traducido a personas eran 57 millones de compatriotas no contaban con el ingreso para comprar alimentos, ni para invertir en servicios básicos de salud, educación, vivienda o vestido.

De esta manera en 2015 el Coneval le daba a Veracruz el cruzado, con el que manda a la lona los sueños y mentiras de la administración Duartista, solo en México el número de pobres reportaba 55 millones se encontraban en pobreza patriomonial, de los cuales cerca de 13 millones mantenían una pobreza extrema alarmante, pero aun cuando en la nación los números mejoraron, en Veracruz, la realidad es totalmente distinta, pues de tener en 2012, 4 millones 141 pobres en pobreza patrimonial, pasamos en 2015, a 4 millones 634 mil pobres, de los cuales, un millón 370 mil están en pobreza extrema, exhibiendo con la frialdad que dan los números la realidad de un estado saqueado miserablemente para eso si, convertir en millonarios a una horda de vividores que habrán de pagar muy caro la ofensa que le hicieron al pueblo de Veracruz.

 

Al tiempo.

 

astrolabiopoliticomx@nullgmail.com

Twitter: @LuisBaqueiro_mx