bancarrota

Ciudad de México – 2016-11-13 – El Economista / AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO El coordinador del Observatorio de las Finanzas Públicas (OFP) de la Universidad Veracruzana, Hilario Barcelata, aseguró qe los malos manejos por parte de funcionarios ineficientes respecto de los recursos, con una profunda corrupción que permeó todos los niveles de la administración pública, propició un desfalco a las arcas del estado.

“Y es una situación muy riesgosa porque el nuevo gobierno llegará a administrar una entidad que no tiene recursos para enfrentar los distintos compromisos que se le están heredando”.

Actualmente, dijo, existe una maquinaria administrativa muy ineficiente para recaudar y muy despilfarradora para gastar, por lo que es necesario realizar ajustes muy importantes, sobre todo ante el anuncio que realizó el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), José Antonio Meade, de que no habrá rescate financiero para Veracruz.

El especialista refirió que para que las finanzas públicas de la entidad puedan estar en orden, se necesitarían más de dos años de acciones, porque se tienen que hacer los ajustes necesarios para mejorar e incrementar los ingresos, para reducir el gasto, adelgazar el aparato burocrático y encontrar ineficiencias.

A fin de evitar la corrupción en la entidad, aseguró que es necesario establecer mecanismos normativos legales institucionales y revisar las obligaciones financieras que se tienen.

Hilario Barcelata destacó que otros de los adeudos tienen que ver con transferencias no realizadas a entidades, órganos autónomos y devoluciones de recursos federales no utilizados; “estamos hablando de una deuda total de casi 200,000 millones de pesos, casi el doble del presupuesto anual del gobierno del estado (presupuesto del 2016, de 98,534.7 millones)”.

El coordinador del OFP destacó que el gobierno no tiene recursos para solventar los compromisos que deja Duarte, uno de los más fuertes que enfrenta es el reclamo de presidentes municipales por no haberles entregado las participaciones, monto que suma alrededor de 2,000 millones de pesos.

Con la entrada del gobernador electo, Miguel Ángel Yunes Linares, se viene para Veracruz una etapa de reordenamiento financiero y administrativo y de mejores prácticas en la gestión pública, consideró el analista.

Escenario endeble

A lo anterior se añade que la actividad económica de la entidad se encuentra en una situación de desasosiego. El Indicador Trimestral de la Actividad Económica Estatal (ITAEE) de Veracruz cayó 4.7% a tasa anual desestacionalizada en el segundo trimestre del 2016, el descenso más pronunciado en la administración de Javier Duarte, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Asimismo, en términos de formalidad, se ubica en un panorama endeble. En los primeros nueve meses del año se perdieron 25,216 empleos asegurados en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS); si se considera este periodo de análisis, lleva cuatro años consecutivos en números rojos, escenario que inhibe el dinamismo del mercado interno.

Las obligaciones financieras del estado registradas ante la SHCP alcanzan un monto de 45,446.3 millones de pesos al cierre de junio de este año, que representa un crecimiento de 388.3% respeto de la cifra alcanzada en igual periodo del 2010.

En suma, Veracruz está en una situación caótica, a la cual se suma el hecho de que el costo de la inseguridad en la entidad fue de 12,288 millones de pesos en el 2015, lo que ubica al territorio en la quinta posición a nivel nacional.

Con información de El Economista