camacama

A Benítez Obeso le corresponde entregar las cuentas de la Secretaría de Salud, unas corresponden a Anaya, el primer Secretario, otras a Nemi, quien lo sustituyó, y en los dos últimos años a Benítez Obeso; compras de medicina, de equipo médico, de pago a proveedores, de construcción de infraestructura deben ser revisadas con mucho detenimiento porque bien se sabe que en el pago a proveedores alguien lleva un porcentaje, igual en la compra de medicinas y del equipo médico. Si, como señala Nemi Dib, la Secretaria de la sección 26 del Sindicato de trabajadores de la Secretaría de Salud, hoy diputada, Ángela Soto está involucrada en irregularidades y en el secuestro de información de la Secretaría de Salud también debe ser investigada. Hasta ahora, lo único cierto es que esa Secretaría ha sido un botín para quienes han manejado los recursos que allí se aplican y las auditorías deben ir a fondo, investigando desde sus titulares hasta quien maneja los recursos materiales, a ver quién se salva.