Por Cuitlahuac García
30 de noviembre de 2016

Duarte igual a Yunes

El prófugo de la justicia, Javier Duarte de Ochoa, utilizó 50 mil millones para “gastos operativos” de su gobierno en éste, su último año. La Federación le había proporcionado 98 mil millones en total. El próximo año el gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares tendrá a su disposición 101 mil millones de pesos, pero hará exactamente lo mismo que su corrupto antecesor, propone asignarse 52 mil millones de pesos para gastos “operativos de gobierno”.

Quizá las cantidades así en bruto por sí solas no dan idea del despilfarro ni del botín que los altos funcionarios y la clase gobernante se están echando a sus bolsillos “legalmente”. Sin embargo, cuando se desglosan esas cifras se vislumbra que el futuro de Veracruz no va a variar de su estado actual. Duarte se asignó, previa aprobación del Congreso, 114 millones de pesos para gastos operativos de su oficina, Miguel Ángel Yunes se propone utilizar para su oficina 120 millones de pesos. Sólo para comparar esta cifra estratosférica para una improductiva oficina, hay que apuntar que los tres programas de desarrollo económico que se impulsarán en el “nuevo” gobierno azul tienen juntos un presupuesto total de 18 millones de pesos. Es decir, el presupuesto personal del gobernador es cinco veces mayor que el dedicado al desarrollo económico. Ése es el futuro de sectores económicos tan importantes como lo es el campo veracruzano: con ese tipo de asignaciones vamos al desastre.

El secretario de gobierno yunista

La operación política del estado corre a cargo del secretario de Gobierno, ahí en sus oficinas se dan desde la compra de conciencias (supuestos opositores políticos) hasta los acuerdos con representantes de diversos sectores. Esta “labor política” del secretario de Gobierno consume más de 400 millones de pesos; así lo fue durante el gobierno de Duarte, así lo será en el gobierno azul yunista. Flavino Ríos dispuso para su oficina de secretario de Gobierno 429 millones de pesos, el nuevo secretario de Miguel Ángel tendrá 471 millones de pesos para sus menesteres. Dicho presupuesto supera al de las secretarías de Desarrollo Social, Desarrollo Económico y Portuario, y Turismo y Cultura juntas. Es decir, es prioridad para este gobierno entrante, como lo fue para Duarte, la operación política en lugar de la productividad.

La publicidad para apantallar

Precisamente, para ocultar que vamos a vivir la misma historia los veracruzanos en estos dos años, Yunes Linares destinará 71 millones a gastos de comunicación; habrá mucho dinero para pagar la propaganda oficial. Ante las mismas políticas que se implementarán durante el próximo año, Miguel se prepara para pintar de azul el estado desde la intensa propaganda que impulsará. Veremos en todos los medios impresos, de radio y televisión la entrega de una computadora, de una beca, de una calle pavimentada y así por el estilo. La imagen de gobernante “dando resultados” ante todo y por delante para ocultar la realidad: como aquella que será la tristeza del desastre en el campo.

Tendremos un gobierno rico con un pueblo engañado e igual de pobre.