En un acto mediático, con el cinismo y la soberbia de la que ha hecho gala durante su estancia en cargos públicos en Veracruz, Arturo Bermúdez Zurita, ex Secretario de Seguridad Publica estatal, hoy se ha presentado en los Juzgados de Pacho Viejo, a declarar sobre los cargos que la Fiscalía General del Estado le ha fincado sobre tráfico de influencias y abuso de autoridad, acusaciones menores, a modo, que por supuesto no pondrán en riesgo su libertad ni le provocan más que risa.
En la impunidad de la que gozan quienes han saqueado a la entidad, este insufrible individuo, parece que gozará de las prebendas que le dio el poder sin mayores preocupaciones.
Esperemos que pronto el congreso local destituya al Fiscal y este “General” enfrente de verdad a la justicia o, cuando menos, la justicia federal lo llame a cuentas. Los veracruzanos claman justicia