MƒXICO, D.F., 21FEBRERO2011.- Carmen Aristegui, periodista y conductora de la Primera emisi—n de MVS Noticias, regres— la ma–ana de hoy tras cesarla el pasado 7 de febrero por supuestas violaciones al c—digo de Žtica de la radioemisora. La comunicadora mencion— al inicio del programa  Ò Esuna victoria compartidaÓ de radioescuchas y empresa, que dio el paso y revirti— la medida, dijo.  FOTO: SAòL LîPEZ/CUARTOSCURO.COM

FOTO: SAUL LOPEZ/CUARTOSCURO.COM

Boca del Río – 2016-11-06 10:13:12 – Olivia Hernández / El gobernador con licencia, hoy prófugo de la justicia, Javier Duarte de Ochoa, podría ser el chivo expiatorio que el Gobierno de la República necesita ante el crecimiento del hartazgo social, dejó entrever la periodista mexicana Carmen Aristegui, durante una conferencia en Veracruz.

En su charla, Aristegui recopila la información necesaria que evidencia la lentitud y una posible negligencia por parte de la Procuraduría General de la República para actuar en consecuencia de las 54 denuncias interpuestas por la Auditoría Superior de la Federación contra el gobierno de Duarte de Ochoa, en el que se detectó el desvío de unos 35 mil millones de pesos.

“La gran pregunta nacional sobre el señor Duarte, el hoy prófugo de la justicia: ¿se fue o lo dejaron ir? Porque aquí entramos al terreno más grande de todos: la corrupción, la complicidad, el encubrimiento y la necesidad de tener uno que otro chivo expiatorio, así sea de este tamaño. Y estamos frente a eso, exactamente frente a eso.

“El señor Duarte no puede estar peor ante la opinión pública pero ya se fue. Veo difícil que regrese, veo difícil que lo puedan capturar –todo puede suceder-. Necesitan una válvula de escape con urgencia. Veremos si es Duarte. Veremos si Duarte puede convertirse en esa gran válvula de escape”, enfatizó la periodista mexicana.

De casas a casas

Aristegui, quien junto a su equipo se hizo acreedora del Premio Nacional de Periodismo por el reportaje de la Casa Blanca de Enrique Peña Nieto, evidenció los alcances de la corrupción en Veracruz con la adquisición de propiedades millonarias, descubiertas en una investigación del diario Reforma.

“Nos habla de que gracias a uno de sus prestanombres el hoy ex gobernador de Veracruz compró en 2014, hace nada, en Miami, Florida, una pequeña casa de 8 millones de dólares, 7 dormitorios, 9 baños, acceso al atracadero -de yates, no de presupuesto- 10 millones de dólares en total por esta casa a nombre de un prestanombres. La residencia que se le atribuye al exgobernador de Vera¬cruz en esta investigación periodística hace pasar a la Casa Blanca de Enrique Peña Nieto como una vivienda de interés social, casi una casa del Infonavit. ¡Qué cosa!”, mencionó Aristegui.

La maleta

Durante su conferencia magistral, Carmen Aristegui recordó que a inicios del 2012 la PGR incautó 25 millones de pesos al Gobierno del Estado de Veracruz, mismos que eran transportados en una maleta por aeronave y que descendieron en el aeropuerto de Toluca.

“Y nos dijeron que aquel dinero sí era del Gobierno de Veracruz pero que es¬taba destinado para pagar las fiestas de La Candelaria. Y dijimos: ah caray, pues cuántos tamales compraron (risas) es que es increíble, inaudita la explicación.

“ (…) Antes de que llegara la gubernatura el entonces ex presidente de la República, Felipe Calderón, en un acto de campaña del señor Yunes nos suelta el siguiente asunto: Vengo aquí a decir que yo como presidente no pude continuar con las imputaciones contra el Gobierno de Veracruz porque el Poder Judicial me lo impidió. Y deja entrever o casi dice que ese dinero famoso no era para La Candelaria…

“Obviamente hay que recordar que en ese momento se disputaban cargos de elección popular en todo el país y la Presidencia de la República. ¿De qué estuvo hecha la campaña de Enrique Peña Nieto para llegar a Los Pinos y devolver al PRI la Presidencia de México?”, retomó.

Con la analogía de la periodista la hipótesis se centra en el hecho de que si Javier Duarte de Ochoa también desvió recursos para la campaña del presidente de México, Enrique Peña Nieto, cuánta objetividad podría existir en las autoridades federales para aplicar la ley.

“De verdad podrían ir por Duarte. De verdad estará en posibilidades el Gobierno Federal de abrir una investigación contra el gobernador de Veracruz, que no cruce por un pacto político que incluya unos añitos de cárcel.

“(…) Hasta dónde la sociedad mexicana puede esperar que desde el poder político haya una verdadera procuración de justicia. La historia nos ha dicho que no, que los casos que hemos tenido han sido esporádicos, selectivos, apagafuegos, no un combate auténtico, verdadero y sistémico a este cáncer de la corrupción”, puntualizó la periodista Carmen Aristegui.

Agencia Imagen del Golfo