camacama

Para nadie es un secreto que cada una de las acciones de los partidos políticos mexicanos está condicionada en el corto plazo por las elecciones en tres entidades federativas, la del Estado de México de mayor importancia; y que por su parte los actores políticos velan sus acciones para llegar a la competencia electoral con posibilidades de alcanzar el triunfo. Las estrategias son claras entre los partidos: el mejor camino son las alianzas con otras fuerzas. No es gratuita la andanada de Andrés Manuel López Obrador contra la alianza entre el PRD y el PAN en el Estado de México, la califica de “amoral y antiética”. Si tal alianza cabe en ese calificativo es irrelevante porque está comprobado que en materia ideológica los partidos políticos en México no pasan la prueba porque actúan en base a un descarnado pragmatismo. Pero efectivamente, una alianza PAN-PRD los fortalece para competir con solvencia, el PRI hará lo propio con la pedacería del Verde Ecologista, el PT, y los que se le acomoden, mientras que MORENA tal vez busque a Movimiento Ciudadano. Sin alianza no hay ganancia.