¡ADELANTE!
Por Pepe Valencia
07 de noviembre de 2016

Apenas el año pasado cuando aspiré a diputado y no me permitieron participar ni siquiera como candidato independiente, propuse en mi plataforma electoral, legislar para que los servidores públicos que cometan actos de corrupción, sean encarcelados sin derecho a fianza y se les incauten los bienes materiales y todo el dinero adquiridos de manera ilícita.

De muy poco sirve detenerlos y que con lo robado, contraten y paguen a los mejores abogados para que los liberen. Es preciso obligarlos a reintegrar hasta el último peso.

Ignoro cuánto encontrarán en las cuentas bancarias de Javier Duarte, familiares y amigos más allegados. Lo difícil será comprobar si es dinero de procedencia ilícita. El litigio puede tardar  años y las probabilidades de éxito son remotas.

En cuanto a funcionarios e interpósitas personas, enjuiciados por delitos patrimoniales y de diversa índole, la vox populi cruza apuestas y según la percepción popular,  jamás se recuperará lo sustraído.

Comentan los veracruzanos que lo hurtado asciende a miles de millones de pesos. Cada quien le da vuelo a la imaginación a su gusto. Hay quienes hablan de cientos de miles de millones.

El quebranto económico real es de miles de millones de pesos, si sumamos lo  atribuido a la irresponsabilidad y voracidad de los funcionarios  involucrados, con sus respectivos prestanombres, y lo perdido por su ineptitud  en el manejo inescrupuloso del patrimonio de los veracruzanos.

Pronto serán aprehendidos los autores del saqueo. Alegarán inocencia, pasarán días, meses y años. Unos quedarán en libertad antes que otros. Al final, las inmensas fortunas acumuladas por estos vivales no serán recuperadas del todo.

Me atrevo a anticipar que no reintegrarán ni el 10 por ciento de lo robado. Sobran ejemplos. Ahí tenemos a Raúl Salinas de Gortari, aquel famoso hermano incómodo del ex presidente de la república. Resultó “incólume” después de varios años en prisión. Sólo faltó que le ofrecieran disculpas.

Miguel Ángel Yunes Linares advirtió con dedo flamígero que el primero de diciembre, cuando tome posesión del cargo, revelará datos que “cimbrarán” al país. ¿Qué puede ser? Nada que los mexicanos no supongamos.

Acaso aportará pruebas de lo ya denunciado. No más. ¿De los nexos con el crimen organizado?  ¿De aportaciones en efectivo a políticos del más alto nivel?

Con el 10 por ciento de  las fabulosas fortunas que se incautara a ex servidores públicos ladrones, sería suficiente para que Veracruz saliera del atolladero en que se halla  inmerso.