Las dimensiones de lo que acontece en Veracruz se revisten de humor y qué mejor así sea, pues reír en vez de llorar alienta al espíritu. Para eso los ingeniosos inventaron el juego “Run! Duarte Run!”, de Playstore. Nada tan cómico como esa versión caricaturizada de quien fuera gobernador de Veracruz. Obviamente, para quienes día a día enfrentan la realidad veracruzana lo cómico se convierte en tragedia porque los trabajadores del gobierno ignoran si cobrarán su quincena, los jubilados y pensionados penan por sus mesadas, la economía estatal luce estancada porque no hay obra pública y el dinero no circula; adicionalmente pero no menos importante la inseguridad pública está desbordada. Si sirve de consuelo todo mundo quiere ver a Duarte y socios tras las rejas.