Harry

Por mera coincidencia, ya al término de su gestión (mala por cierto) al frente de la Secretaría de Turismo, Harry Grappa descubre que en esa Secretaría, cuando Leticia Perlasca era la titular, se autorizó un contrato por 24 millones de pesos con una empresa fantasma, creada en diciembre de 2010, a escasos días de haber iniciado el gobierno de Duarte de Ochoa. En ese descubrimiento Grappa involucra a Tomás Ruiz, quien ordenó el pago aun antes de la prestación del servicio. Ya nada extraña, y estamos ciertos que empezarán a salir por todos lados, allí donde le rasquen este tipo de usufructos irregulares del recurso público. Tiempo le va a faltar al órgano de control y a la Fiscalía General para formular las denuncias y llevarlas a buen término con el pleno ejercicio de la ley.