A muchos les ha causado escozor ver cómo el yunismo azul rescata y pacta nombramientos en lo que será su administración, el congreso local y la salida de los responsables de los organismos y dependencias supuestamente autónomas. Ahí se tienen los casos como el del rufián amarillo servidor de la prosperidad Sergio Rodríguez como Presidente de la Comisión de Hacienda del Congreso local o de la señora Ángeles Soto, líder sindical en la Secretaria de Salud y señalada como de las principales saqueadoras de esa importante dependencia, como secretaria de la Comisión de Salud del mismo congreso,  o el de uno de los pillos mayores y operador financiaron de Javier Duarte, Juan Manuel del Castillo al frente de la Comisión de Procuración de Justicia, ¡válgame Dios!. Pero en lo que será el gabinete de Yunes Linares también destacan los nombres de muchos impresentables como Rogelio Franco y otros. El acabose se da sin embargo, en los pactos y negociaciones que se hacen para la salida del Fiscal, el Contraloria y el representante del ORFIS, organismos supuestamente autónomos que ante el arribo de los azules al gobierno, buscan salir sin raspones de sus encargos.
Al respecto, el coordinador del grupo legislativo de MORENA Amado Cruz Malpica pone el dedo en la llaga al calificar la salida del Fiscal como un atajo para burlar al Congreso del Estado, ya que primero el “Culin Bravo Contreras tenía que rendir cuentas a los veracruzanos. También opino que lo anterior es muestra clara que entre el gobierno entrante y el saliente realizaron un pacto a espaldas de los ciudadanos, pues una situación similar ocurrió con la salida de Antonio Gómez Pelegrín de la SEFIPLAN.
El diputado de MORENA también adujo que con esto se vuelve a demostrar que la supuesta autonomía de la Fiscalía estatal solo está en el papel, pues el nombramiento del oaxaqueño Jorge Winckler, cercano a los Yunes asueles, como visitador de la misma, indica que será el nuevo Fiscal.
Así las cosas, los veracruzanos empiezan ya a preguntar ¿dónde está el cambio, dónde están las promesas de aplicar la ley con severidad a los pillos de la prosperidad?
Todo parece ya una política de gatopardismo, llego el cambio para que todo siga igual!