Primero fue el diputado coordinador de la bancada panista en el Congreso local quien aseguró que iba a promover la renuncia del gobernador interino, pero Flavino Ríos contestó que si se la pedían renunciaba, allí quedó el cuento. Ahora algunos alcaldes dicen que pedirán la renuncia del Secretario de Finanzas “porque no les resuelve nada”, como si quien lo fuera a sustituir por algunos día les fuera a resolver sus problemas. Ese infantilismo político peca de ocioso pues a solo tres semanas de concluir la gestión actual ¿qué caso tendría su remoción? Son solo ganas de hacerle al cuento, infantil por cierto.