camacama

¡Sálvese quien pueda! Pudiera ser la alocución más socorrida por quienes han integrado el equipo de colaboradores de Javier Duarte de Ochoa, en lo que más que un gabinete de gobierno parece una gavilla de bandidos, según lo que es posible apreciar a partir de las informaciones que día a día se difunden sobre el comportamiento de esos “servidores públicos. Se señala a Bermúdez, a Deantes, a Del Castillo, a Tarek Abdalá, a Silva Ramos, a Benítez, al suegro de Duarte, a su cuñada, ¿a quién no? Porque ahora los Concesionarios de Centros de Verificación en el estado piden se investigue al secretario de Medio Ambiente de Veracruz, Víctor Alvarado, debido a que según afirman entregó concesiones a prestanombres del ex gobernador Duarte de Ochoa. Incluso mencionan que Flavino Ríos es propietario del verificentro de Minatitlán y que Porres junto con Chedraui son dueños de, “por lo menos”, 18 verificentros. Este es un caso más en la maraña de corrupciones que heredó el duartismo.