Sin tacto 
Por Sergio González Levet
28 de noviembre de 2016

 

Rogelio Franco Castán (1)

El miércoles 30 a las 11 de la mañana, en lo que fue la sede de su casa de campaña en Boca del Río (muchas cosas sucederán en Boca del Río, en lo sucesivo), el Gobernador Inminente dará a conocer el nombre de quienes integrarán su gabinete, el legal y casi todos los del ampliado.

Como político experimentado que es y conocedor de las mudanzas que luego tiene la vida, Miguel Ángel Yunes Linares ha dejado muy claro que a la fecha nadie tiene un nombramiento seguro, y que los nombres que se han barajado/filtrado/conocido/soñado no son necesariamente los definitivos.

No obstante, hay algunos personajes que con toda seguridad estarán en el equipo pesado del yunismo panista-perredista, y no está de más darse una vuelta por sus historias de vida.

Por orden de importancia curricular, el puesto siguiente al de Gobernador es el de Secretario de Gobierno, que debería ser una especie de jefe de gabinete -aunque no lo es-.

Rogelio Franco Castán va a ser el titular de esta delicada dependencia, a la que llega como fruto de la importante alianza que signó, en su papel de presidente estatal del PRD, con los directivos del PAN para conformar el trabuco electoral que llevó al triunfo a Yunes Linares.

Sobre Franco confluyen percepciones muy distintas entre los actores políticos veracruzanos, desde los que lo ven como un representante de una izquierda combativa y difícil, hasta los que lo consideran un negociador formidable para lograr los mejores objetivos, ya sea personales, partidistas o -esperamos- en bien de Veracruz.

Varios escollos ha tenido que librar para acceder a tan elevado puesto, y entre ellos algunos que tienen que ver con la normatividad, como el hecho de que no tenía un título universitario, lo que arregló a través del examen profesional que presentó el pasado 14 de octubre, para pasar del estatus de Pasante al de Licenciado en Derecho por la Universidad Veracruzana, según consta en los archivos de la Dirección General de Asuntos Escolares (su cédula profesional está en trámite, y pronto la recibirá).

Y puede haber otros detalles, si nos atenemos a lo que dice su currículum en la página del Congreso de la Unión, de cuando fue Diputado en la LXII legislatura:

“DATOS PERSONALES: Nació en México, D.F. el 19 de Noviembre de 1975. Casado. Lic. en Derecho” (http://www.legisver.gob.mx/?p=dipcurr&dip=172&idLeg=5).

Siempre se ha dicho que Rogelio Franco nació en Tuxpan, en donde creció, estudió y es ampliamente conocido. En todo caso, puede ser un error de datos de la Cámara de Diputados federal. Lo de “casado” entra en el ámbito de lo privado, así que ni tomarlo en cuenta, y lo de “Lic. en Derecho” seguramente fue una exageración. En todo caso, si es chilango de nacimiento, el Gobernador puede pedir una dispensa a la Legislatura y darle el nombramiento (la otra es que seguramente el padre o la madre de Franco son veracruzanos, y por ende es constitucionalmente considerado ciudadano de este estado, y con eso queda arreglado), y lo del título, pues ya lo tiene.

¿Qué podemos esperar los veracruzanos de Rogelio Franco Castán como Secretario de Gobierno?

Primero, que imprima a su cargo el ímpetu de su juventud y la fuerza moral de su condición de luchador social de izquierda.

Segundo, que sepa interpretar el pensamiento político y las formas de acción del gobernador Yunes Linares, para que aporte y actúe en consonancia con las tremendas exigencias que tendrá desde esa posición estratégica.

Y tercero, que -como la mujer del César- sea y parezca honesto a carta cabal, porque funcionarios así le urgen a Veracruz en esta hora crucial.

sglevet@nullgmail.com

Twitter: @sglevet

Facebook.com/sglevet

www.journalveracruz.com