No le favorece mucho a las autoridades de la Universidad Popular Autónoma de Veracruz esa nota periodística por la que se difunde que andan en problemas con el Instituto Mexicano del Seguro Social por no afiliar a sus trabajadores y por haberle hecho trampas llevando doble contabilidad, por lo que la Comisión Nacional Bancaria y de Valores le congeló sus cuentas por solicitud de autoridades hacendarias. La información revela que la referida universidad tiene ingresos por “casi 500 millones de pesos” por concepto de cuotas y adicionalmente 23 millones de pesos del presupuesto del gobierno estatal.