Por si acaso…

Por Carlos Jesús Rodríguez

09 de diciembre de 2016

UNA SEMANA después de que el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares asumiera el poder en medio de grandes expectativas de cambio, las cosas siguen igual o peor al menos en el rubro de la inseguridad. Y es que en los primeros 7 días de gobierno, en diversos puntos del Estado han ocurrido 52 asesinatos (7.4 crímenes diariamente), 20 de estos producto de enfrentamientos entre fuerzas del orden contra delincuentes, y el resto ejecuciones que se han tornado “cosa común” en un territorio donde las bandas se disputan el control; dos asaltos a sucursales bancarias y el robo de dos cajeros automáticos. En suma, la inseguridad sigue al alza, y si a lo anterior se suman los asaltos (que se han tornado cotidianos contra amas de casa, estudiantes y trabajadores diversos –hombres y mujeres-), el asunto se agrava aún más. Quizá, lo que ha dado reposo a la nueva administración han sido los secuestros, pero en el resto de ilícitos la preocupación social se acentúa.

EL HECHO más notable ha sido el enfrentamiento entre fuerzas castrenses y del orden público los días sábado, domingo y lunes en el municipio de Jesús Carranza, donde perecieron, inicialmente 3 facinerosos y, posteriormente, en una persecución otros 14 –entre estos Erika V. H., de 42 años, exintegrante del Instituto de la Policía Auxiliar y Protección Patrimonial, IPAX-, lo que ha inducido al gobernador Yunes Linares a señalar que en Veracruz no habrá tregua ni espacio para las bandas que tuvieron cabida en el Gobierno de Javier Duarte e, incluso, de Fidel Herrera (dando a entender que por sus instrucciones se persiguió y ejecutó a los delincuentes), esto es: el afamado “mátenlos en caliente”, una de las frases que solía usar Porfirio Díaz cuando mandaba a eliminar a un grupo de personas que se sublevaban contra él (algo muy típico de los dictadores trasnochados).

OTRO CASO ha sido el de la ejecución –el miércoles- de cuatro cortadores de caña cuyos cuerpos aparecieron en el interior de una bodega ubicada en terrenos de la localidad “Benemérito Juárez” -más conocida como Palo Gacho- en los límites entre Veracruz y Oaxaca, en plena Cuenca del Papaloapan. Los muertos fueron identificados como Porfirio Urbano Cruz, de 38 años; Cosme Urbano Romero de 60; Marco Antonio Alan Morales, de 36 y Rafael Ramos Rosales, de 27 años de edad, y tres de ellos son sobrinos de Celestino Urbano Fructuoso, líder local de la Unión Nacional de Cañeros (UNC) de la Confederación Nacional de Propietarios Rurales (CNPR), quien también es suplente del presidente municipal de Tuxtepec, Oaxaca. Todos eran vecinos de la comunidad El Santuario, municipio de Otatitlán, donde, presuntamente fueron levantados y ejecutados.

EN ORIZABA, la noche del martes, un grupo de desconocidos emboscaron una patrulla de Seguridad Pública, resultando un policía muerto y otro herido. Los uniformados fueron atacados cuando transitaban entre la Facultad de Ciencias Químicas y el llamado Trébol de Escamela.

EL DOMINGO 4, en el parque central de Jáltipan, fue asesinado a balazos un hombre no identificado hasta el momento, mientras que un día después, el cuerpo de una persona fue hallado en aguas del río Blanco, cerca de la colonia Úrsulo Galván. El cadáver presentaba huellas de tortura e impactos de arma de fuego. En Soledad de Doblado, fue ejecutado Alfonso Villa Gómez, de 32 años de edad, en la localidad Oaxaquilla, congregación de Mata Brujas, mientras que en Álamo dos hombres de entre 25 y 30 años fueron asesinados. Sus cuerpos estaban a orillas de un camino de terracería que conecta a la carretera federal Álamo-Tihuatlán, cerca de una fábrica de hielo y una gasera.

EN MINATITLÁN fue asesinado un joven que, ahora se sabe, era hijo de Victoria del Carmen Corzo Morales, quien regenteaba varios lupanares, y quien fue victimada hace semanas. El joven era estudiante de la Universidad del Golfo de México (UGM). En Xalapa, en el camino antiguo a Chiltoyac, un hombre de aproximadamente 27 años fue herido de por lo menos un disparo el sábado. Por su gravedad, no ha podido declarar sobre lo ocurrido. En Tlapacoyan, mientras tanto, fue ejecutado el carpintero Arturo García Oliva, de 37 años, por un sujeto que, presuntamente, había acudido a pedir trabajo de carpintería, mientras que en una vivienda de Boca del Río, fueron abandonados dos cuerpos. Uno de los cadáveres fue hallado dentro de una bolsa, con huellas de tortura y disparos de arma de fuego, en la colonia Carranza, a la entrada de una casa abandonada.

EN PAPANTLA, el cadáver de un hombre no identificado hasta el momento, de entre 50 y 55 años fue encontrado con huellas de tortura y un disparo en la cabeza. También, en la calle Camino Real de las Puentes, colonia Lomas de las Flores, en Coatepec, fue encontrado el cuerpo sin vida de un hombre identificado como José Rogelio Fabián Fernández, de 35 años de edad, al que se le apreciaban huellas de violencia. En la localidad Campo Viejo, cerca de Las Trancas, en Emiliano Zapata, tras una balacera, se reportó un hombre muerto, mientras que en Tierra Blanca fue encontrado el cadáver del doctor Carlos Luna Capetillo, quien había sido secuestrado el domingo 27 de noviembre al salir del restaurante “Los Molcajetes”. En el interior del Penal de La Toma fue hallado muerto Juan Carlos Huerta, de 21 años, quien estaba por el homicidio de su hermano. Para cumplir su propósito, se colgó del interior de su celda. El sábado, soldados enfrentaron a agresores en Jesús Carranza, municipio de Vega de Alatorre, con saldo de dos muertos y tres heridos, además del aseguramiento de armas y cartuchos en abundancia.

A LOS muertos en la primera semana de Gobierno de Miguel Ángel Yunes debe agregarse el asalto bancario a la sucursal Banorte de Córdoba el sábado pasado, ubicada en la avenida 3 y calle 4, frente a la catedral de la Inmaculada Concepción, a una cuadra del Palacio Municipal; a la sucursal de Banamex ubicada en El Coyol, del puerto de Veracruz, y a 2 cajeros automáticos en Xalapa, esto sin considerar los dos cuerpos en estado de putrefacción encontrados en Hidalgotitlán; el cadáver de un hombre degollado en Tres Valles, o los jóvenes Ezequiel Morales Romero, de 23 años, y Margarito Prado Muñoz, de 21 asesinados esta mañana en la localidad Las Sabaneta municipio de Chacaltianguis con varios impactos de bala. En fin, algo sigue pasando en el Estado, pese a Yunes Linares.

OPINA carjesus30@nullhotmail.com