En tiempos de alternancia es difícil evadir responsabilidades si se cometieron ilícitos, lo cual debe aclararse a través de un proceso legal. Así ocurre con dos de los diputados de la actual legislatura local a quienes se les atribuye la comisión de irregularidades tras evidencias arrojadas en previa investigación.  Si Vicente Benítez y Juan Manuel del Castillo (¡presidente de la Comisión de Justicia del Congreso local!) incurrieron en ilícitos, es asunto que la Fiscalía debe comprobar, no sin antes escucharlos en garantía de audiencia. Pero jo que el rumor público difunde sobre ambos no refleja nada bueno y el Orfis ya ha denunciado judicialmente irregularidades por miles de millones de pesos. En la cámara legislativa local algunos legisladores expresan solidaridad con los inculpados señalando la brevedad del tiempo de la notificación, cuando lo que importa es aclarar el destino de seis mil millones de pesos, nada más.