Entrando el gobierno de Yunes Linares y empiezan los escándalos mediáticos y legales de su gabinete.
Resulta que Jorge Reyes Peralta, un patán soberbio que ha servido primero a la fidelidad y luego a la prosperidad, pero que ha demostrado ser un litigante eficaz, acusa a Rogelio Franco Castán, flamante Secretario de Gobierno y ex líder estatal del PRD, de no tener título de Licenciatura en Derecho por ser abogado egresado de la UV, y que por lo tanto, incumple con los requisitos establecidos para ocupar ese cargo.
Por otra parte, el acucioso periodista Jair Garcia, señala en las redes sociales que de acuerdo al Registro Nacional de Profesiones de la SEP, misma fuente de información que cita Reyes Peralta para el caso de Franco Castán, el abogado Jorge Winckler Ortiz, candidato del gobernador Yunes Linares a ser el Fiscal General del Estado, apenas obtuvo su título profesional en el año de 2015, por lo cual no cumpliría con el requisito que marca el artículo 58 de la Constitución Política de Veracruz para ocupar el cargo mencionado.
No cabe duda que hablar de legalidad, transparencia, hacer cumplir el estado de derecho y combatir la corrupción es muy fácil, cumplirlo es lo difícil. Si estos señalamientos son verídicos, mal empieza la administración de Miguel Ángel Yunes Linares porque este, no es asunto menor. Cumplir y hacer cumplir la ley, es la primera responsabilidad de todo gobernante y no hacerlo, es un acto que demuestra claramente la clase de gobierno que tendremos los veracruzanos los próximos dos años.