Perfilando 
Por Iván Calderón 
17 de diciembre de 2016

Sobrellevando los embates mediáticos y la crisis económica que provocó el pésimo manejo de los recursos financieros en el anterior sexenio, los alcaldes de Xalapa y San Andrés Tuxtla han ofrecido resultados a los habitantes de sus respectivos municipios, con obras y acciones de interés social. 
En tres años de gobierno, Américo Zúñiga y Manuel Rosendo están cumpliendo su palabra, y en la antesala del cierre de sus respectivos ciclos, ambos personajes preparan su salida en el marco de la transparencia y en el cumplimiento de sus objetivos fincados. 
Con todo y la escases de los dineros provenientes de la federación, y que no han recibido por parte del Gobierno del Estado, estos ediles no se sentaron a llorar amargamente sus desventuras. Al contrario, mediante un eficaz trabajo de gestión, persistieron en generar rendimientos positivos. 
Y es que si bien se le vio a Manuel como a Américo encabezando manifestaciones de presidentes municipales en la Ciudad de México y exigiendo que las participaciones federales caigan directamente en las tesorerías locales, también se les observó tocando diferentes puertas en las dependencias gubernamentales, con tal de generar sobresalientes condiciones para sus respectivas poblaciones. 
Gracias a lo anterior, la capital del estado Xalapa, es ejemplo de una ciudad con mejores servicios públicos. En esta población se está casi al 100% cubiertos sus sistemas de agua potable, drenaje y alcantarillado, además de ser modelo en materia Castastral, Transparencia y Buen Gobierno. 
Américo logró recuperar la confianza ciudadana. 
Sin duda. 
Xalapa, se erigió como un núcleo urbano con una economía estable, una sociedad incluyente, sana, preparada y con rumbo firme. 
Por otra parte, en San Andrés Tuxtla, pese a todas las limitaciones económicas, su alcalde Manuel Rosendo Pelayo se encuentra sentando las bases para el verdadero progreso de este municipio, ya que por ser una de las 30 más localidades pobres del estado de Veracruz, las obras deben de ser proyectadas para el desarrollo social y bajo este lineamiento, se construyeron más de 200 kilómetros en obras de drenaje. 
Algo así como una distancia entre los Tuxtlas y Cárdel. 
Irrefutablemente Rosendo Pelayo está cimentando el futuro de San Andrés. 
La mera verdad. 
Manuel ha logrado reposicionar a San Andrés Tuxtla en la esfera nacional, optimizando las fortalezas de este hermoso pueblo para establecer progreso y bienestar. 
Luchando contra la marginación, el inquieto alcalde tuxtleco, muy a parte de construir obras que se rigen por los requerimientos de los Programas del Combate a la Pobreza, también ha ejercido acciones que lograrán que esta población siga siendo un referente para Veracruz. 
Incluso, bajo una eficaz gestión, este municipio de la zona de los Tuxtlas es uno de los más seguros a nivel nacional, logrando así la atracción de inversiones que reactivan la economía y generan miles de empleos. 
En fin, tanto Américo Zúñiga como Manuel Rosendo están trabajando de manera eficaz y pese a que sus malquerientes tanto le han buscado, no les han encontrado nada, ya que ambas administraciones son ejemplo de transparencia y sanidad financiera. 
Se tiene que decir, a Manuel y a Américo se les augura un notable futuro. 
Y aún con su estela tricolor, Rosendo Pelayo es el natural candidato a la diputación federal por el distrito XIX, mientras que Zúñiga Martínez calladamente trabaja el escaño del senado. 
No hay que perderlos de vista. 
@IvanKalderon 
Ivancalderonflores@nulloutlook.com